domingo, 28 de junio de 2009

UJI


Cuando vivía en la línea recta,

era consciente de mi sufrimiento,

era consciente del tiempo congelado.

Yo era, una muerta,

Un cadáver, un fantasma.


Cuando escuché

por vez primera,

(uji): “el tiempo es existencia,

la existencia es tiempo”

Todo mi cuerpo se estremeció.


Ahora que camino por el círculo y por la línea,

Sé que Buda, en su infinita compasión

abraza a todos los seres: cadáveres, muertos, fantasmas,

vivos.

Todos los estados de conciencia: los dormidos, los despiertos,

Los semidespiertos…”


3 comentarios:

Toni dijo...

esto no es una opinión.
Alguna vez he intentado leer el UJI y jamas he entendido nada.
Realmente lo que has escrito es una hermosa puerta al dharma.
En mi mente no hay luz pero si el recuerdo de un relámpago.

Doko dijo...

Ah, el tiempo, ¿Y qué es el tiempo?.
¿Es un minuto lo que tarda el segundero de un reloj en dar una vuelta completa?. Porque un minuto no es lo mismo para el que está sentado en el WC que para el que espera fuera. Y ese minuto que roza la eternidad cuando te duelen las piernas en zazen y el kyosaku se empeña en tocar cada vez más despacio la madera que marca el final del sufrimiento.

Hoy en día todo el mundo puede escribir un best-seller hablando del "poder del ahora", pero Dogen en el siglo XIII ya intuía que el tiempo no es una línea sino un punto (y un punto, y un punto, y un punto.....hay va! como un kesa!)

Porque una sucesión de ahoras es lo que llamamos tiempo.
Y un ahora que permanece es lo que llamamos eternidad.

Siddharta dijo...

'Buda en la seva infinita compassió abraça a tots els éssers: cadàvers, morts, fantasmes, vius'. I en abraçar, amb infinita compassió, a tots els éssers: cadàvers, morts, fantasmes, vius, TU MATEIXA ets Buda. Ara, aqui.