martes, 4 de mayo de 2010

El hijo de Sakia





















La melodía de su vida es clásica.
Su espíritu es puro y su modo de andar
posee una nobleza natural.
Sus mejillas están hundidas.
Sus pómulos son fuertes.
Nadie le presta atención.

El hijo de Sakia es conocido por ser pobre.
Su apariencia es pobre
pero su espíritu no conoce la pobreza.
Es pobre, por eso está vestido de harapos.
Pero posee la Vía y en el fondo de su espíritu
guarda este tesoro inestimable.

Y este tesoro, aunque haga uso de él,
no se agota jamás.
Por eso puede hacer que todos
se beneficien de él en cada ocasión
sin límite
eternamente.

Shôdoka, el Canto del Despertar Inmediato
Yoka Daishi

No hay comentarios: