viernes, 10 de septiembre de 2010

Ego e iluminación












Nuestro Ego se manifiesta en infinitas formas.
La Iluminación se manifiesta en infinitas formas.

Nuestro Ego y la Iluminación pueden manifestarse bajo la misma forma.

A veces mantener la postura más allá del dolor es una manifestación del Ego.
A veces deshacer la postura es una manifestación de Iluminación.
Otras veces mantener la postura más allá del dolor es una manifestación de Iluminación.
Otras veces deshacer la postura es una manifestación del Ego.

Solo vosotros en la intimidad de vuestra Práctica podeis ver de donde viene ese dolor.

No dejeis que nadie (ni vosotros mismos) os engañe nunca más.

De todos modos todo esto no es tan importante.

El Ego no existe.
La Iluminación no existe.
Solo existe la Vida aquí y ahora.

GYOKO

2 comentarios:

Mercedes Thepinkant dijo...

Es la mente la que crea la dualidad, la que alimenta el ego. Sin la mente, ni el ego ni la dualidad existen. Pero nos identificamos con ella, creémos que SOMOS la mente, cuando únicamente es una característica más de nuestra evolución como especie. Es una herramienta, que se debe usar solo para sus funciones vitales y dejar a un lado, para que no estorbe cuando debemos ocuparnos de otras cosas.

Magnifico texto, un saludo

Siddharta dijo...

"Solo vosotros en la intimidad de vuestra Práctica podeis ver de donde viene ese dolor".

Totalment d'acord!!! El Zen és així de subtil. Per això el llenguatge és tan rudimentari i inadeqüat.

Mercedes, también totalmente de acuerdo sobre tu percepción de la naturaleza de la mente.