jueves, 30 de septiembre de 2010

Eres un Buda




Cuando te digo que eres un Buda digo sencillamente lo que creo, es por eso que yo no te voy a dar nada que tu ya no tengas escondidito por ahí. De mis palabras coge lo que te pueda hacer bién y lo demás lo tiras a la papelera.

El zen es contradictorio como la vida misma, es muy importante el espíritu con el que se hacen las cosas y por eso está bien proteger una estatua de Buda y está bien quemarla (depende del espíritu con que lo haces) tienes que mirár más allá de los fenómenos, mas alla.

Tradicionalmente en la escuela Zen no se instruye doctrinalmente a los discípulos sino que se les situa ante el silencio o ante la paradoja para que rompan con su discurso intelectual y se lancen a vivir la experiencia aquí y ahora por si mismos.
 
Desde luego no tiene comparación el hecho de descubrir la verdad por uno mismo a que te la den ya hecha, la fuerza de la autorealización es perfecta. Como decia un viejo maestro, “si en verdad sois verdaderos discípulos del zen no tragareis la comida que haya masticado otro”.

Otro maestro decia que leer los sutras
era “como el contable que cuenta las riquezas de otros y pasa hambre”.

4 comentarios:

Siddharta dijo...

Text extraordinari! Totalment d’acord! Si el zen es pot tocar, aquestes paraules toquen la seva essència. Com una fletxa que encerta la diana. És això. Ja no és la meva ment que ho creu, tot jo ressono amb aquestes paraules.

Gassho.

Ane dijo...

"... descubrir la verdad por uno mismo...". Esta misma tarde una buena amiga en una buena conversación me ha preguntado cuánta verdad estoy dispuesta a encajar. Estoy pensando en asumir el riesgo. Como la primera vez que fui al dojo.

Comando Dharma dijo...

Es curiosa la palabra "encajar", me ha hecho recordar el verso del Sandokai "Cada cosa tiene su propio valor en sí misma y está relacionada, a todo lo demás en función y posición.
La vida ordinaria encaja en lo absoluto como una caja y su tapa".

Eso es encajar, ese concepto no incluye ningún tipo conflicto, resistencia o tensión.
Justo por eso no hay riesgo.

En el Canto de la iluminación silenciosa MOKUSHOKA el Maestro Wanshi afirma:

"Cuando el silencio y luz son perfectos
vida y muerte son mi posesión.
En definitiva el uno pasa el umbral
la fruta madura sobre su rama
sólo este silencio es la enseñanza última
sólo esta luz es la respuesta universal
la respuesta sin esfuerzo
la enseñanza inaudible"

Ane dijo...

Ya ves qué bobada pero cada vez que escucho o pienso: "como una caja y su tapa", se me pone la carne de gallina... tendré que "hacermelo mirar".
Por cierto: me encantaría que colgárais por aquí "El Canto de la Iluminación silenciosa". Me falta y por razones que no vienen al caso le tengo mucho cariño.
Un abrazo grande. Grande.