viernes, 3 de diciembre de 2010

Budismo y vegetarianismo (2º parte)

Parte 2 : China
Mientras renacía el vegetarianismo en el mundo grecorromano, en China se hizo el vacío a la carne. En sus templos y monasterios no se utilizaba ningún tipo de carne para la preparación de comidas. El vegetarianismo, como una consecuencia del budismo, fue expandiéndose por China. Los chinos se convirtieron en los vegetarianos más estrictos del mundo budista.
Cuando el budismo se expandió por China durante la dinastía Han (206 a.C. - 220), confucionismo y taoísmo ya estaban establecidos. El confucionismo no incluía el mundo animal en su gran estructurado sistema ético, el hombre no debía ninguna consideración hacia el mundo animal y el Cielo nos había dado los animales para nuestro beneficio y hacer con ellos lo que quisiéramos. El taoísmo era bastante más complicado: Por un lado la filosofía taoísta ve al hombre y a los animales en natural equilibrio y armonía; pero por otro, y en un nivel muy esotérico, como un religioso culto popular desde las más antiguas religiones folclóricas de China, el taoísmo no escaseaba de prácticas primitivas, incluyendo el sacrificio animal. Naturalmente, el budismo se opuso firmemente y sustituyó el sacrificio animal en los ritos taoístas.
Lentamente se fue introduciendo el budismo en China por dos vías: La Ruta de la Seda, que venía desde Asia Central, y donde el budismo existía mucho antes que en China; y desde la India. En ambos casos, el seguimiento de una dieta vegetariana, característica del budismo originario de la India como ya hemos visto, era un requerimiento entre sus seguidores. Por tanto, en China, el budismo envolvió la ética y práctica vegetariana. Se construyeron numerosos templos y monasterios budistas a lo largo de la Ruta de la Seda, que operaban como centros de acogida y oasis de sustento espiritual, donde viajeros de todo tipo, incluso mercaderes, podían descansar de su duro viaje y llenarse de las enseñanzas budistas de compasión y de saludable comida vegetariana.

Parte 3 : Tibet
Los tibetanos aceptaron el budismo en el s.VIII, pero consideraban vagamente el ideal del vegetarianismo, y no se sentían obligados a seguir esta dieta; aunque unos pocos sí lo hicieron. En el Tíbet, en los textos Kagyu, Nyingma, Sakya, Gelug y Jonang comer carne está firmemente prohibido.
“Pero en el Tíbet, sin duda, generalmente comemos carne de animales que han sido sacrificados para nosotros. En el Tíbet, cuando un gran lama va a un pueblo, inmediatamente matan una oveja o un yak. Entonces el lama hace unos cuantos mantras y cree que ya está todo arreglado. Eso no está bien. Incluso si el lama es muy bueno y cree que es correcto, no lo es, ya que Buda dijo que no se debía comer carne de un animal que hubiese sido especialmente matado o dedicado para nuestro consumo expreso.”
Enseñanza del XVII Karmapa impartida en Bodh Gaya -India-por Ringu Tulku Rinpoché.

Parte 4 : Japón
Gishi-wajinn, un libro sobre la historia de Japón escrito en China cerca del Tercer Siglo A.C., dice "no hay vacas, ni caballos, ni tigres, ni leopardos, ni chivos ni urracas, en esa tierra. El clima es templado y la gente de allí come vegetales frescos en verano y en invierno". También dice que "las personas pescan peces y mariscos en el agua". Aparentemente, los antiguos japoneses comían vegetales frescos, también arroz y otros cereales como fuente principal de alimento. También consumían pescado y marisco, pero poca carne.
Cientos de años después, llego el Budismo a Japón y la prohibición de la caza y pesca se infiltró en los japoneses. En el año 676 después de Cristo, el entonces emperador japonés Tenmu proclamó una ordenanza que prohibía comer pescado y marisco así como también la carne animal y de aves. Posteriormente, en el año 737 del período Nara, el emperador Seimu aprobó comer carne de pescado y marisco. Durante los doce siglos que fueron desde el período Nara hasta la restauración Meiji en la última mitad del siglo XIX, los japoneses disfrutaron comidas de tipo vegetariano. Normalmente comían arroz como alimento principal, frijoles y vegetales. Sólo en ocasiones especiales o celebraciones se servía pescado. Bajo estas circunstancias los Japoneses desarrollaron una cocina vegetariana, Shojin Ryori (ryori significa cocinar o cocina), nativa del Japón.
La palabra "shojin" es una traducción japonesa de "vyria", que en sánscrito significa "obtener la bondad y apartar los males". Los sacerdotes Budistas de las sectas Tendai-shu y Shingon-shu, cuyos fundadores estudiaron en China en el siglo IX antes de fundar sus respectivas sectas, transmitieron las prácticas de cocina vegetarianas de los templos chinos estrictamente de acuerdo con las enseñanzas de Buda.
En el siglo XIII, Dogen, el fundador de la secta Soto del Zen, estableció formalmente la Shojin Ryori o cocina vegetariana japonesa. Dogen estudió y aprendió las enseñanzas del Zen en China, durante la Dinastía Sung. Fijó reglas tratando de establecer los hábitos alimenticios de una vida vegetariana pura como un medio para entrenar la mente.
Otro de los impactos que el Zen ejerció sobre los hábitos alimenticios de los japoneses se manifiesta en el Sado, la ceremonia japonesa del té. Se cree que Eisai, fundador de la secta Rinzai-shu, introdujo el té en Japón y es costumbre entre los seguidores del Zen tomar té. Las costumbres que se conservan en las enseñanzas del Zen llevan a una regla sistemática llamada Sado. Aunque no lo crea, un Cha-shitsu o el cuarto de la ceremonia del té está construido para parecerse al Shoin, que es donde está ubicado el sacerdote principal en un templo budista. El alimento que se sirve en la ceremonia del té se llama Kaiseki en japonés, que literalmente significa una piedra en el pecho. Los monjes que practicaban el ascetismo acostumbraban a presionar contra su pecho piedras calientes para suprimir el hambre. Entonces la palabra Kaiseki adquirió la connotación de una comida ligera servida en Shojin y la comida Kaiseki ha tenido gran influencia en la cultura culinaria de los japoneses.
Desafortunadamente, el budismo de Japón, no como en China, no es vegetariano. Los budistas chinos, por supuesto, llevaron el vegetarianismo estricto a Japón, pero en Japón el pescado es una de las comidas predilectas y los japoneses sienten por ella pasión. De hecho las industrias pesqueras son las de mayor importancia en la economía japonesa. Así que aunque los chinos exhortaron a los japoneses a abstenerse de comer pescado, sus palabras cayeron en oídos sordos.
Mientras que comer carne, y especialmente pescado, es ahora común en Japón, los más religiosos todavía consideran comer carne como una actividad menor. No hay carne ni pescado en los monasterios zen, donde los maestros aún mantienen su reputación por llevar una estricta auto-disciplina y por su observancia de las leyes antiguas. El budismo zen siempre ha abogado por una dieta vegetariana estricta, especialmente dentro de sus monasterios.
Si estudiamos el budismo como se practicaba originalmente en la India, y si estamos advertidos de las circunstancias que rodean su adaptación a China y Japón, podemos observar las enseñanzas de compasión para todo lo vivo y aversión a cualquier forma de crueldad. No es extraño que los budistas adoptaran el vegetarianismo como esencial para el desarrollo personal del espíritu. Hemos observado que las concesiones de comer carne en la tradición budista, se atribuyen a la racionalización de la "intención" sobre la "acción", y a los problemas que se derivan de la transferencia de una cultura religiosa a una nueva tierra, pero Ahimsa o reverencia hacia toda la vida, es un pilar central que soporta las casas del pensamiento de las religiones orientales, particularmente el budismo.

Sugerencias finales:
El punto fundamental es que no se puede actuar de manera absolutista: si alguien no se siente capaz de no comer nada de carne, sigue siendo mejor que coma menos carne. O incluso que siga comiendo la misma cantidad de carne, pero con la conciencia de que está comiendo carne y de qué se esconde detrás de un pedazo de carne. http://ecosofia.org/2006/10/budismo_y_vegetarianismo.html

Quizás, como sugerencia, recomendaría que probaseis un día a comeros un chuletón de ternera viendo algún documental como "Earthlings". (Lo advierto, puede ser una experiencia muy dura, no apta para personas sensibles). Por si os atrevéis aquí teneis un link:

5 comentarios:

unsui dijo...

Muy "explicativo" el video. Si tuviesemos que matar al bicho cada vez que vamos al mcdonald o similar y en general a comer un filete, le empezaríamos a encontrar unas ventajas a la lechuga...!!!
Un abrazo

Anónimo dijo...

todo extremismo destruye lo que afirma

Nekete Teneke dijo...

Donde esta la primera parte?

Nekete Teneke dijo...

Hola de nuevo.

Por si te interesa, que sepas que el link que pones a "La Historia Vegetariana desde Adán y Eva al Siglo XXI" ya no existe.

Nos vemos.

Franco Medici dijo...

Magnífico articulo muy didáctico. Aconsejo ver Bodhidharma master of zen transcripta al castellano por mi, en You tube. Gracias por esta información sobre el vegetarianismo en el Budismo.