domingo, 12 de diciembre de 2010

Incienso

Observamos como al encender una barra de incienso damos lugar a que ella realice su naturaleza original.

A partir de ese momento vida y muerte se producen a la misma vez hasta su extinción.

Su fragancia permanecerá en la sala durante algún tiempo.

Sus cenizas son el lecho de los futuros inciensos.

No hay comentarios: