domingo, 12 de diciembre de 2010

Nada es de verdad

HACE CINCO AÑOS:
Nada es de verdad.
La madera es una plancha de cortar verduras,
la maza un soporte para papel de cocina,
la campana un viejo cazo de aluminio que ha perdido su asa,
el mokugyo una caña gruesa de bambú,
el dojo un trozo de un comedor al que le pusieron un altillo de madera.
Pero cuando me siento en zazen, mi cuerpo es la cueva de Bodidharma o el viejo Arbol Bodhi.
Y cuando miro al cielo, Venus apenas ha cambiado.

HOY:
Nada es de verdad.
La madera es una madera
la maza una maza,
la campana una campana,
el mokugyo un mokugyo,
el dojo un dojo.
Pero cuando me siento en zazen, mi cuerpo es la cueva de Bodidharma o el viejo Arbol Bodhi.
Y cuando miro al cielo, Venus apenas ha cambiado.

1 comentario:

Angel dijo...

¡Impermanencia!
Un abrazo.