miércoles, 9 de marzo de 2011

ABSOLUTO Y RELATIVO (EMILE ARMAND)

INVIERNO
Se recortan en el cielo
Copas desnudas de viejos árboles
Solo parecen estar muertos.
                    
GyoKo


La conquista de lo absoluto es una contradicción de la esencia misma del concepto anarquista; es siempre una coacción, una autoridad abstracta, una entidad metafísica, como Dios o la Ley.

La Doctrina no es más que el formulismo en que se encierra el absoluto. Los tiranos, los jefes de escuelas de todos los tiempos han encontrado en la Doctrina un auxiliar tanto más poderoso cuanto más pretende concretar lo absoluto, que es irrealizable en si mismo.

No existiendo, pues, lo Absoluto, la Doctrina resulta ser una prisión, donde se pasa la vida ensayando para llegar a una perfección que no puede encontrarse en el orden natural, porque este está continuamente sometido a la relatividad de lo imprevisto, lo fortuito, lo casual. Por lo mismo, los cálculos astronómicos más rigurosos varían siempre en los decimales, a causa de una perturbación imposible de prever en el momento en que las operaciones se efectúan. Y así sucede siempre con todas las leyes naturales.

Puede decirse que ni siquiera existe la tendencia a lo absoluto. No hay más que lo relativo en todos los dominios y así se niega el determinismo fatal. Los sucesos se desarrollan en ciertas condiciones dadas del ambiente, del tiempo y del espacio y guardan siempre en todos los cambios una relación directa. El tiempo, el espacio y el infinito no existen con relación a nosotros mismos más que por nuestra sensibilidad e imaginación, y no podemos definirlos concretamente a la completa satisfacción de todos. Son, pues, mas que nada. convencionalismos del lenguaje ideológico.

Emile Armand.
"El anarquismo individualista".

2 comentarios:

Roberto Poveda dijo...

Y sin embargo zazen, cuando no lo contaminamos con ninguna doctrina, con ninguna forma, con ningún rito, con ningún kesa, con ningún maestro, con ninguna enseñanza. Cuando dejamos que sea simplemente lo que es y nada más, nos abre las puertas de lo absoluto.

Comando Dharma dijo...

Yo practico con doctrina, con formas, con ritos, con Kesa, con maestros, con enseñanza. Cosas que me han permitido caminar sobre mi propia sombra, y a las que estoy profundamente agradecido aunque tengo que estar muy atento para no apegarme a ellas.
Ya lo dijo SHakyamuni, cuando hayas cruzado a la otra orilla debes deshacerte de la barca.
Creo que hay que ir con mucho tiento pues la mente se puede enganchar a la forma y tambien a la ausencia de forma, no vaya a ser que cuando tiremos el agua sucia de la bañera tiremos tambien al niño que se está bañando en ella.

Toni.