miércoles, 6 de abril de 2011

Shikantaza





Un hombre como Ryokan era un verdadero monje, un monje de un rango inferior y Shakyamuni era igual. No tenían necesidad de convertirse en jefes de templo, y porque no tenían necesidad de nada es por lo que fueron grandes. ¿Por qué?, Porque poseían la única cosa que no puede ser quemada por el fuego ni sumergida por el agua. Su espíritu era diferente de aquellos que gritan sin cesar: "No empujéis no empujéis", y que se pelean como niños para promover su carreta. Esos incluso ascendidos, continúan siendo pobres.

Uno de mis amigos que trabaja en el "cuartel General" del zen me dijo: "me vienen a ver individuos extraños, en un primer momento, parecen nobles, pero no hacen más que posternarse para mendigar un puesto. Es totalmente repugnante".

El Budismo se ha convertido en una cosa curiosa y dice:"La vida total es el pensamiento del no-pensamiento", pero este no-pensamiento se ha convertido en un argumento para triunfar en los propios negocios. !De hecho, podemos volvernos cualquier cosa!.

Hoy en día dicen "práctica, práctica", pero hay toda clase de prácticas, está la práctica para hacer dinero y la vía del Buddha.

Entre las vías, está la de los seres infernales y la de los seres hambrientos. Debemos destacar en la vía del Budha y despertar al zen auténtico; para despertar al zen del Tathagata debemos ver los zen inferiores.

Para mí, la gran suerte de mi vida fue hacer zazen con este cuerpo que hubiera podido convertirse en el de un granuja. Fue también una suerte para todo mi entorno y para todos a quienes hubiera podido engañar o de quienes hubiera podido abusar. Todos quedaron salvados cuando afortunadamente me convertí en monje. Mi devoción viva a Buddha es, para mí, la postura de zazen y el contenido de esta postura de zazen es el ser humano Sawaki. El espíritu loco y complicado de Sawaki se comunica entonces con todos los seres sensibles y, de esta manera, el zazen salva a la humanidad. Cuando afirmamos así la realidad de la devoción viva a Buddha , cuando zazen y Sawaki están en unidad, es una vida entera la que se acaba.

Esto es la transmisión de los Buddhas y los Patriarcas: sólo sentarse. Más que cualquier técnica humana como la alta iluminación o la profunda introspección, más vale practicar lo que es inaceptable, para el hombre, y no contabilizable: este zazen es el más profundo, el más puro y el más auténtico. En resumen, aquí me siento derecho, este zazen llena el espacio y el tiempo.

Kodo Sawaki
Revista Zen nº 10

No hay comentarios: