sábado, 18 de junio de 2011

zen y "modus vivendi"


Al principio los Monjes, discípulos de Shakyamuni, fueron instruidos en el abandono del hogar, la renuncia y la mendicidad como medio de vida. Estas prácticas, en el lugar histórico donde se produjeron, tampoco eran tan especiales, antes de buda, ya habia renunciantes en la India,  actualmente todavia existen, y son culturalmente aceptados y protegidos por un sinfin de actos caritativos y/o supersticiosos.



Más adelante el China el Maestro Hakuin dijo una de las frases más célebres del Zen: "Un dia sin trabajo, un dia sin comer". Esa Tradición enquilosada de la renuncia y la mendicidad que podria llevar a sus practicantes a la abulia, daba paso al trabajo manual en la vida del Monje, supongo que en la época debió joder a muchos holgazanes que habitaban los templos como si vivieran en una nube de algodon dulce.




En Japón y por un decreto imperial, se dispuso que los Monjes podian casarse y formar familia, según creo, la capacidad de encararse con el poder es proporcionalmente inversa a las responsabilidades familiaes de los indivíduos (muy listo ese emperador), también hacen takuhatsu mendicidad por las calles y sobre todo son financiados por gente rica que creen firmemente que sus donaciones hacen cambiar su Karma (ja!).




Siglo XX, cuando el Zen llega Europa, gente alucinada con la novedad, gente de buena fé, restos de anteriores naufrágios, intelectuales, artistas, ex hippyes, son ordenados bodhisatvas y monjes en forma abundante (supongo que Deshimaru tenía mucha fé el el aspecto karmico de las ordenaciones, o era un calculo de probabilidades, aquello de ordena que alguno quedará).




Hoy en dia se practica en los Dojos diseminados por toda Europa, en templos que los diferentes maestros y sus Shangas han ido construyendo y en retiros de meditación que se van programando.



Ahora bién, la crisis también afecta a los practicantes, de momento el nuestro, es un Dojo "obrero", muy pronto y como las cosas no cambien será un Dojo de "parados", con lo que no descarto que en poco tiempo y cerrando el ciclo histórico del Budismo tengamos que decicarnos a la mendicidad para poder subsistir.

2 comentarios:

PazzaP dijo...

Tal vez el trueque sea otra opción frente a la mendicidad.

Sobre todo cuando el paro se dispare a nivel mundial.

Anónimo dijo...

jajaja

muy ocurrente el final !!

Saludos desde dojo zen Girona

bye