viernes, 19 de agosto de 2011

la danza de la vida



El arte de vivir, está basado en el ritmo: en dar y tomar, retroceder y fluir, luz y oscuridad, vida y muerte. Al aceptar todos los aspectos de la vida, buenos y malos, ciertos y errados, el tuyo y el mio, la vida estática, defensiva, que es aquella a la que están condenados la mayoría de las personas, se convierte en una danza, "la danza de la vida", como la llamó Havelock Ellis. La función real de la danza es metamorfosis. Puede uno danzarle a la angustia o a la alegría; puede incluso danzar abstractamente como demostró Helba Huara al mundo. Pero la cuestión es que, el simple acto de la danza, los elementos que la componen se transforman; la danza es un fin en si misma, igual que la vida. La aceptación de la situación, cualquier situación, aporta un fluido, un impulso rítmico hacia la autoexpresión. Relajarse, es, naturalmente, lo que primero ha de aprender un bailarín. Es lo principal que uno ha de aprender para vivir. Es extremadamente dificil, porque significa rendición, rendición total.

Henry Miller

2 comentarios:

ane dijo...

Qué curioso que la rendición total sea casi (o sin "casi") lo opuesto a la derrota, qué curioso........ rendición sin condiciones.... victoria total?...... eso creo

Siddharta dijo...

Ane, Comando, totalmente de acuerdo. RENDICION TOTAL. Esta es la clave. Y que mal puede interpretarse. Pero eso es.

Gassho.