jueves, 8 de septiembre de 2011

no miedo




Durante una guerra civil en el Japón, la armada rebelde invadió una ciudad legitimista. Todos los habitantes habían huido, como así también todos los monjes del templo zen de esta ciudad. Todos salvo el Maestro. El general fue al templo y no le gustó nada el frío recibimiento del maestro ni tampoco la poca consideración que le manifestó. “,Sabe usted que tiene delante suyo a un hombre capaz de partirlo por la mitad sin ni siquiera pestañear?” - Y usted, contestó el maestro, ¿sabe que tiene delante suyo a un hombre listo a dejarse partir por la mitad sin ni siquiera pestañear? El general se quedó un momento silencioso, se inclinó, y emprendió la retirada.

2 comentarios:

Deximonio dijo...

respuesta perfecta...

Frida la Llorona dijo...

Wu Wei...la millor opció,LA NO ACCIÓ.

Salutacions ben cordials Toni