martes, 4 de octubre de 2011

hung-chih


Cuando los seis sentidos vuelven al origen, son muy eficientes y muy claros, sin comparación.
Cuando los elementos físicos vuelven al origen, todo el cuerpo es puro, sin una partícula de polvo.
Así se logra apartarse de la causación, interrumpir su continuidad, fundirse con el tiempo, y eliminar las diferencias.

¿ha quedado claro?

"El pájaro espiritual sueña con la rama que no brota;
La flor del despertar florece en los árboles que no proyectan sombra"


del libro Las cinco casas del zen, de Thomas Cleary

No hay comentarios: