sábado, 5 de noviembre de 2011

hojas de hierba



XXXI
Creo que una hoja de hierba es tan perfecta como la jornada sideral de las estrellas,
 y una hormiga,
un grano de arena
y los huevos del abadejo
son perfectos también.
El sapo es una obra maestra de dios
y las zarzamoras podrían adornar los salones de la gloria.
El tendón más pequeño de mis manos averguenza a toda la maquinaria moderna,
una vaca paciendo con la cabeza doblada supera en belleza a todas las estatuas,
y un ratón es milagro suficiente para convertir a seis trillones de infieles.
Descubro que he asimilado
granito,
carbón,
musgo,
frutos,
semillas,
raíces…..
y que todo mi cuerpo está impregnado
de cuadrúpedos
y de pájaros

2 comentarios:

Siddharta dijo...

Preciós poema!

GASSHO

Xaro La dijo...

Tooodo es la obra perfecta de Dios, nada falta, nada sobra. Perfección perfecta.

Gracias...abrazos