martes, 1 de noviembre de 2011

limites


Por que limitar la práctica a nuestro cuerpo?
Por qué limitar la práctica a nuestra mente?

Meditamos con y para nosotros mismos?
Por qué no meditar con y para el Universo?

Yo, mi Zen, mi dojo, mi Shanga, mi Karma, mi maestro.... mi, mi , mi.................mio, y con eso hacemos una práctica pequeña y miserable.

Estando invitados a la mesa del Dharma y nos peleamos como perros por las migajas que caen de la mesa.

Sho Gu "el pequeño aprendiz de idiota"

"Aunque la cabaña es pequeña, incluye el mundo entero.
En diez metros cuadrados, un viejo ilumina la formas y su naturaleza."

Sekito Kisen


4 comentarios:

Xaro La dijo...

Saludos.

Plabras duras pero tan ciertas.

Gracias por abrirnos la mente.

Un abrazo

Frida la llorona dijo...

EGO...difícil batalla diaria.

Saludos muy cordiales.

ane dijo...

Ay yo-mi-me-conmigo-propiamente-y-apropiándo-me...! Qué descanso ser "somos" y co-mando.

1abrazo.

Roberto Poveda dijo...

Aunque la cabaña es pequeña, incluye el mundo entero.

¡Así es! ¡Así es!

Meditar soltándolo todo, dejando caer todo, no reteniendo nada, ni aferrándose a nada... y, por lo tanto, abrazando todo.