domingo, 27 de noviembre de 2011

mu shin


Dos samurais en guardia, frente a frente blandiendo sus afiladas katanas.
Observando en silencio el más minimo signo de distracción del oponente.
Si pasa un pensamiento por su mente es hombre muerto.
Si pierde la concentración es hombre muerto.
Si sueña aunque sea un instante es hombre muerto.
Si razona aunque sea un momento es hombre muerto.
Si se apega por un segundo a cualquier forma, a cualquier sensación, percepción, formación mental o conciencia es hombre muerto.



Así pués practiquemos en este instante que hay entre la vida y la  muerte sin aferrarnos a él.




3 comentarios:

Siddharta dijo...

M'agrada molt, però res a dir.

Frida la llorona dijo...

El desapego...lección dura de aprender y más de practicar...
Costa molt...molt.

Abraçada Toni.

Xaro La dijo...

uffff, gran meditación pero que duro.

Gracias Toni
Abracito