viernes, 11 de noviembre de 2011

para nada


Trabajé el aire
se lo entregué al viento:
voló, se deshizo,
se volvió silencio.

Por el ancho mar,
por los altos cielos,
trabajé la nada,
realicé el esfuerzo,
perforé la luz
ahondé el misterio.

Para nada, ahora,
para nada, luego;
humo son mis obras,
cenizas mis hechos.

...Y mi corazón
que se queda en ellos.



Angel Gonzalez

7 comentarios:

Xaro La dijo...

Tan hermoso!!!

Gracias abracito.

Frida la llorona dijo...

Siento que así es como debe ser...

Saludos.

unsui dijo...

Difícilmente se puede decir mejor

ane dijo...

Madre mía!

Siddharta dijo...

Poema extraordinari. És això ....

Anónimo dijo...

es explendido ...

Anónimo dijo...

no siempre sera asi amigos