viernes, 25 de noviembre de 2011

regreso al hogar




El discípulo, fue a pedir formalmente la Ordenación de Monje al Maestro Doko.
El maestro preguntó: "¿por qué quieres te ordene?
El discípulo respondió: "cuando voy a practicar al Dojo, al Templo, percibo el olor del incienso, y se produce en mí la misma sensación familiar de regresar al hogar y oler los guisos de mi abuela."

En ese momento los dos comprendieron.

Dias más tarde vestido con el kimono blanco las lágrimas caían por sus mejillas mientras pensaba:

" tanto tiempo vagabundeando por el mundo del sufrimiento y hoy vuelvo por fin a mi casa."

Gyo Ko

Bajo un pino alto
Silenciada la mente;
Vuelvo a casa.

Xaro La

3 comentarios:

Xaro La dijo...

Por qué de ahí es de donde venimos y a donde vamos al "Tao" regresar al hogar o volver a casa.

Hay perfumes de incienso (No todos) que te transportan, es cierto, la mente conecta a través del aroma, la mente de alguna forma recuerda.

Gracias Toni
Un abrazo

ane dijo...

"Huele a sesshin" decían mis hijas al entrar en casa cuando había hecho un guiso de sobras (lo que en casa llamamos "sopa de brujas").

Es un olor que resguarda del frío del invierno y que lo hace amable. La vuelta a casa, ese sitio donde podemos llegar sucios y aún así tendremos hueco... o algo parecido.

Cuando una entrada conmueve es difícil decir algo coherente.

Siddharta dijo...

GASSHO.