martes, 20 de diciembre de 2011

yo vi una encina que crecía en Louisiana





Yo vi una encina que crecía en Louisiana,

Estaba sola y de sus ramas colgaba el musgo,
Sin un compañero se erguía ahí prodigando felices
     hojas de un verde oscuro,
Y su aspecto rudo, inflexible, animoso, hizo que yo
     pensara en mí,
Pero me asombró que fuera capaz de prodigar hojas
     felices, sola, sin un amigo cerca; yo no podría hacer
     lo mismo,
Y arranqué una ramita con cierto número de hojas y
     con ellas entretejí un poco de musgo,
Y me la llevé y le di un lugar en mi cuarto,
No la preciso para recordar a mis queridos amigos,
(Porque creo que últimamente casi no pienso en otra
     cosa),
Pero es un curioso símbolo para mí, me hace pensar
     en el amor viril,
A pesar de ello y aunque la encina sigue resplandeciendo
     en Louisiana, sola en la llanura,
Prodigando felices hojas toda su vida, sin un amigo ni
     un amante,
Yo no podría hacer lo mismo.

* Walt Whitman. Hojas de hierba. Trad. Jorge Luis Borges. Buenos Aires: Lumen, 1969., p 149

4 comentarios:

Frida la llorona dijo...

Tampoco yo podría poder.

Petó Toni.

Xaro La dijo...

Yo no sé si podría.

Bello poema
Un abrazo Toni

ane dijo...

Será por lo que sea pero mira que me emociona Whitman, vaya por dios!

Gracias, Comando :)

Siddharta dijo...

Y, no obstante, en la última sesshin me dijeron: "Cuando traspases la última frontera, no habrá nadie que venga en tu ayuda".

Un abrazo a todos.