sábado, 25 de febrero de 2012

Nagarjuna





Nagarjuna vivió entre los siglos II y III d. C., siete u ocho siglos después de Buda Shakyamuni y es uno de los maestros con más influencia en la historia del budismo Mahayana, su enseñanza consistía en seguir con firmeza la vía del medio: desde el punto de vista de nuestro pensamiento individual, distinguimos el tiempo, la vida y la muerte, pero desde el punto de vista absoluto, tiempo, espacio, vida y muerte no están separados sólo hay continuo cambio. 
El ser humano siempre clasifica - rico y pobre, simpático o antipático, bueno o malo - sin darse cuenta de que con estas divisiones se limita a sí mismo y produce desequilibrio, crea caos en el mundo.
El espíritu debe encontrar en sí mismo el origen de una auténtica moral - al mismo tiempo personal y universal.
Nagarjuna nació en el segundo siglo DC en la región Vidharba en el estado de hoy en día Maharashtra, se dice que fundó un monasterio en Andra Pradesh donde transmitió sus enseñanzas, estas enseñanzas se encuentran en los 27 capítulos de las "Estrofas sobre las enseñanzas básicas del camino del medio" (Mūlamādhyamakakārikā - abreviado MMK).
Nagarjuna consideraba su postura como una vuelta hacia la enseñanza central del Buda, por lo que no se le puede considerar fundador de una nueva escuela o fundador del Mahayana pero si uno de los maestros hindúes de más importancia para esta tradición .
El objetivo de la metodología de Nagarjuna era, el rechazo de puntos de vista extremos y transmitir las enseñanzas del Buda como el camino del medio. 
Especialmente se servía para ello de una explicación detallada del concepto de la vacuidad (sunyata) que está directamente relacionado con el concepto de interdependencia mutua "(skrt. pratityasamutpada), para explicar "sunyata" con argumentos lógicos, Nagarjuna expone los fenómenos a un análisis profundo, sólo porque los fenómenos son vacíos, éstos pueden surgir o desvanecerse, argumenta Nagarjuna, y sólo porque son vacíos, el sufrimiento puede ser superado por medio de las cuatro venerables verdades y el camino Óctuple. 
Si los fenómenos no fueran vacíos no habría desarrollo y el mundo sería estático, sin cambio, una especie de "congelado hasta la eternidad",pero teniendo en cuenta la impermanencia del mundo está claro que esto no puede ser verídico. En ningún lugar hay algo que sea permanente. Y por eso, concluye Nagarjuna, no hay nada que no sea vacío.
Siendo así todas las cosas son sin ser propio (nairātmya), sin entidad propia (asvabhāva) y vacías (suny), ya que por su dependencia de factores condicionantes no disponen de una existencia propia (svabhāva)
Para Nagarjuna el mundo justamente por esta falta de existencia propia, no puede ser un mundo del ser sino de un cambio continuo. Las cosas no son, sino que pasan, como una melodía que no es otra cosa, que una combinación de notas. Las cosas no pasan absolutamente a la existencia, dado que su nacimiento depende de circunstancias y esta dependencia hace imposible encontrar una primera causa, una raíz palpable. Se pierden en la infinita red de la interdependencia. 
Los fenómenos no existen eternamente, no vienen de la nada para luego volver al mismo nada de donde han venido. Debido a su condición de vacío, los fenómenos no existen ni son no-existentes.
Este razonamiento es llevado por Nagarjuna un paso más allá de lo que se refleja con este verso que es uno de los más recitados de la Mūlamadkyamakakārikā y que describe la no diferenciación entre Samsara y Nirvana como la comprensión suprema (prajna).


:"No hay nada, que diferencia el Samsara del Nirvana y el Nirvana del Samsara. La frontera del Nirvana es a la vez la frontera del Samsara. Entre estos dos no hay ni la más mínima diferencia". (MMK 25.19-20)


Sólo el que no ha experimentado la sabiduría de la vacuidad universal, se apega a la diferencia entre lo relativo y lo absoluto y con ello crea una frontera entre Samsara y Nirvana, que no existe. 
Dado que la vacuidad significa liberación, todos los seres se encuentran en un estado de libertad. Pero Nagarjuna también recuerda que comprender este hecho no es un proceso personal y no es algo que se pueda querer tener u obtener, pero las enseñanzas de Nagarjuna no cesan aquí, afirmando que incluso el pensar que la liberación sea por medio de la aniquilación del Karma y de los apegos, es en sí también sólo una diferencia que proviene del desarrollo de conceptos, pero que este desarrollo es aniquilado por la vacuidad. 
Dado que la vacuidad no es algo que esté detrás de la verdad sino que es la verdad misma, todo concepto y desarrollo de concepto queda nulo.Nagarjuna también reconoció que es imprescindible ser muy cauto con el concepto de la vacuidad dado que se trata de un método para contar la verdad:


"Sunayata fue enseñada por los budas como un rechazo a cualquier concepto. Aquellos para los que Sunayata es un concepto, se les declara incurables". (MMK 13.8)


Si se llega al punto en el que sunyata haya cumplido su papel y ha abierto los ojos para una visión más profunda, ésta debe ser abandonada, como una barca que a uno le ha llevado a la otra orilla y que no se necesita más, por lo que Nagarjuna dice:


"No hay que decir vacío", ni "no-vacío", tampoco "los dos a la vez" y tampoco "ninguno de los dos". Pero para la comprensión se puede hablar así ". (MMK 22/11)

1 comentario:

Xaro La dijo...

Gracias Toni por traer a Nagarjuna.

Siempre me gusta leer sobre él

Un placer leerte.

Besitos cósmicos