jueves, 8 de marzo de 2012

mamá zen



"Visualicemos una mujer que ofrece un modelo inspirador. Es una madre de tres hijos que sabe mantener la calma ante cualquier circunstancia. Se la ve siempre tranquila, amable, serena, aceptando todo lo que la vida le presenta.
Lo inesperado jamás la sobresalta.
Nunca reacciona apresuradamente. Tiene consciencia de los momentos en los que le falta sabiduría o compasión, pero no malgasta el tiempo en la culpa, porque sabe que la vida le dará siempre una nueva oportunidad para actuar mejor.
No sólo es bondadosa, sino que también es creativa, espontánea...
Ella ríe todo el tiempo...."


Del libro "todas las mujeres somos zen aunque no lo sepamos" de Ana Sabuki

3 comentarios:

Xaro La dijo...

Benditas madres.
Bendita sabiduría perfecta.

Abracitos

Siddharta dijo...

Doncs jo sempre ho he tingut molt clar. Crec que si, que de saque, així sense haver rebut "instrucció" o haver llegit, les dones son més zen que els homes...

José Vela dijo...

"Una joven madre se quejaba ante su maestro de que el cuidado de su bebé no la dejaba tiempo para la meditación Zen. Él contestó, cuidar a un bebé es meditación."

Un niño todavía no está totalmente instalado en la mente. Por eso nos sacan de nuestras casillas a las primeras de cambio. En ese sentido son nuestros maestros.