sábado, 7 de abril de 2012

el gran pez




He aquí la historia de Tokujo, el barquero, y de su discípulo Kassan. Durante veinte años Tokujo recibió educación del Maestro Tosen practicando za-zen con él. Antes de morir, Tosen le dio el shiho. Entonces Tokujo se hizo barquero y durante treinta años estuvo aguardando al verdadero discípulo.
El poema dice:
«Quería pescar un gran pez, pero ningún pez nadaba en aquellas aguas demasiado puras.»
Para hacerse sus cañas de pescar había cortado todos los bambúes de la selva y se disponía a replantarlos cuando, un día, un hombre llamado Kassan llegó a la orilla del río. Inmediatamente Tokujo comprendió que este hombre era «el» gran pez.
- ¿De dónde vienes?
- No vengo de ninguna parte
El discípulo parecía interesante.
- Así pues, ¿quién te ha educado?
- Za-zen me ha educado.
Un gran mondo tuvo lugar. Tokujo quería conocer a fondo al nuevo discípulo y, a guisa de respuesta a las palabras de Kassan, Tokujo le echaba cada vez al agua.
- Tus respuestas, aunque sean exactas, no son justas, es lo mismo que golpear a un asno.
Y de un puntapié, Tokujo echaba a Kassan al agua. Cuando Kassan abría la boca para responder, Tokujo gritaba:
- ¡No quiero discutir contigo!
Y plof… volvía a echarlo al agua. Kassan obtuvo un gran satori. Entonces Tokujo lo sacó del agua y, dulcemente, le tomó de la mano.
«¡Hace treinta años que aguardo este momento!
¡Hoy un gran pez ha mordido el anzuelo!
Mi pesca, pues, ha terminado.»
Tokujo transmitió el shiho a Kassan y le dio su kesa. Entonces, bruscamente, la chalana volcó y Tokujo murió.
Las historias de la transmisión son siempre singulares. Kassan, el gran pez, llegó a ser un gran Maestro Zen
Taisen Deshimaru

2 comentarios:

Xaro La dijo...

Maravilloso relato.

Un abrazo Toni

carlos dijo...

silenciosos pececillos dorados...