jueves, 19 de abril de 2012

trampa para monos





Los captores utilizan pesados jarrones con cuellos largos y angostos. Dentro de ellas depositan un puñado de frutas de aroma dulce. Los jarrones son colocadas en el suelo de la jungla al alcance de los monos. Los captores vuelven al siguiente día y encuentran a un mono atrapado junto a cada jarrón.


Como lo logran? El mono, atraído por la esencia aromática de las frutas baja a investigar uno de los jarrones. Coloca una mano dentro de él y toma una de las frutas pero sin poder sacarla. Su mano, que ahora sostiene la fruta, es ahora demasiado ancha para pasar a través del cuello angosto del jarrón. Pero el mono se niega a soltar la fruta así que queda atrapado.


¿y yo, en que estoy atrapado?

2 comentarios:

gorka dijo...

Como aquel elefante que desde pequeño es atado a una pequeña estaca de madera y piensa que no puede soltarse... de mayor, ya nunca más intenta con su gran fuerza desatarse de ese mínimo impedimento...

Así estamos atrapados en esa cárcel condicionada, llamada mente. Mente -que vuelta hacia dentro- puede liberarse de si misma...

Anónimo dijo...

Mejor buscar la fruta directamente del árbol.
O
Si yo fuera mono, romperia el jarrón y me zamparía la fruta tranquilamente colgad@ de una rama. :)