lunes, 21 de mayo de 2012

irreflexiones



un viejo monje ha tocado la madera, y de repente todo se ha ido colocando en el lugar que le corresponde en el universo, no hay error, todo está quieto, todo se mueve, los sonidos son la verificación del silencio. La antigua danza inmóvil comienza.

aquí se manifiesta la vida tal cual, la toco con la punta de los dedos, la toco con el movimiento de mi respiración, con la cima del cráneo, con las rodillas, ya nadie me puede engañar, ya no me puedo engañar.

se acabó la cronología pues todo se produce al mismo tiempo

juego de espejos, la vida  la vía, la vía  la vida

todo está iluminado, abro los ojos, un rayo se cuela por la ventana, el pájaro vuela y vuela y el cielo nunca se acaba.

vértigo, todo sigue igual, pero el mundo se ha parado, tengo ganas de gritar :

! por dios que alguien me devuelva mi dolor!, !de prisa!... apenas puedo reconocerme a mi mismo.



2 comentarios:

Xaro La dijo...

...los sonidos son la verificación del silencio.

Qué hermoso, cuánta verdad.

Un abrazo Toni

Antonio Cigarrán dijo...

hermoso y profundo