lunes, 28 de mayo de 2012

somos instantes


Pregunta:
¿la muerte de un amigo puede ser la ocasión para renacer?

Respuesta:
Cuando alguien cercano se va es la ocasión de darse cuenta de que el tiempo pasa muy rápido y, por lo tanto, es la ocasión de despertar a la propia vida, despertar al hecho de no perder el tiempo. Despertar al hecho de que cada instante no acabado se reencarna en otro instante.

En el zen apenas hablamos de reencarnación. No la negamos, pero no hablamos demasiado de ello.

Nos concentramos mas bien en la vida aquí y ahora.
Aquí y ahora puedes comprender el sentido profundo de la reencarnación.

Cada instante acabado totalmente deja un espacio virgen, nuevo para el tiempo que sigue después. Cada instante no acabado se reencarna en otro instante.

En mi opinión ésta es la forma de abordar la reencarnación.
Así que cuando alguien cercano muere, uno despierta al espejo del tiempo que pasa muy deprisa, del tiempo que no vuelve, de los amigos que no vuelven.
Las lamentaciones son inútiles, no podemos volver atrás.
El tiempo de ahora es lo importante, eso es lo que hay que comprender, eso es lo que hay que realizar.


de mi amado maestro Raphaël Doko Triet.

2 comentarios:

Xaro La dijo...

Namo Maestro Raphaël Doko Triet.

Namo Toni.


Pasa la vida.
Cada instante reencarna
En otro instante.

Un fuerte abrazo

gorka dijo...

Si... y Eso que Somos reencarna infinitamente...

Un abrazo!