viernes, 8 de junio de 2012

cosas de mi abuela



Recuerdo a mi abuela repasando calcetines junto a la ventana que daba a la calle, su vista ya no era muy buena y aprovechaba las últimas luces de la tarde.

Cuando yo estaba nervioso ella me aconsejaba que respirara hondo, de siempre se ha sabido que una respiración profunda y calmada sosiega el espíritu.

Cuando estaba preocupado, triste, ella me aconsejaba que me pusiera bien derecho, de siempre se ha sabido que una buena postura cambia automáticamente el estado de ánimo.

Nada extraordinario, ya lo veis, pero funciona.

Siempre me acuerdo de ella cuando practico zazen, cuando enderezo la columna, cuando respiro profundamente, cuando el espíritu se sosiega.

Gasho Aurelia.

Sho Gu

2 comentarios:

Xaro La dijo...

Sabias las abuelitas.

Mira este

Tras la ventana,
Remienda calcetines
Tierna abuelita.

Un día de estos recopilo haikus inspirados, aún no publicados y los pongo en el blog.

Anónimo dijo...

Sabio y bello recuerdo de enseñanzas. Vienen en la tradición encarnada. Me encanta ésta entrada.