miércoles, 13 de junio de 2012

en la puta calle




Abro los ojos, respiro, después de mes y medio el suelo ya no está tan duro ni tan frío, y aunque las cucarachas y el ruido de los autos no me dejaron dormir, siento que esta vez sí he descansado… Ahora no salgo a buscar trabajo, me he instalado plenamente en el desempleo: vivo en la calle; no tengo ducha ni casa y debido a mi aspecto no me permiten entrar ni en los peores bares, (lo cual ha curado milagrosamente mi alcoholismo)… Buena parte del día doy -sin dar- clases de meditación (gratis) bajo la sombra de un árbol del parque, pues casi todo el tiempo me la paso meditando… de barrio en barrio, de parque en parque alimentándome ocasionalmente de montones de buena comida que desechan los supermercados… ¡¡El zen sigue siendo maravilloso aunque no haya más subsidio por desempleo…!!

Arturo

4 comentarios:

Comando Dharma dijo...

me impresionó mucho este testimonio hallado en facebock, y por eso lo dejo aquí.

Comando

unsui dijo...

Impresionante desde luego.
Me parece que a esa "shanga" nos vamos a unir, en diferentes momentos mucha gente...
Un fuerte abrazo
j

ane dijo...

Aquí estoy con unsui.

Lo que sé, casi seguro, es que no estaré a la altura por mucha rabia que me dé.

Xaro La dijo...

Dentro de la desgracias hay una belleza, me ha impresionado mucho.

Gracias por traerlo Toni

Un abrazo