jueves, 5 de julio de 2012

la belleza



La belleza es ese estado en el que la mente ha abandonado el centro del yo, por la pasión de la sencillez.

La sencillez no tiene fin; y sólo puede haber sencillez cuando existe una austeridad que no es el resultado de la disciplina calculada y del renunciamiento.

Esta austeridad es el olvido de sí mismo, el cual sólo puede tener su origen en el amor.

Cuando carecemos de amor, creamos una civilización en la que se busca la belleza de la forma sin la austeridad y vitalidad internas propias del simple olvido de uno mismo.

No hay tal olvido de nosotros mismos si nos inmolamos en la ejecución de buenas obras, en ideales, en creencias.

Estas actividades parecen estar libres del yo, pero en realidad el yo sigue operando bajo la cubierta de diferentes rótulos. Sólo la mente inocente puede inquirir en lo desconocido.

Pero la inocencia calculada, que puede vestir un taparrabo o la túnica de un monje, no es esa pasión del olvido de sí mismo, desde el cual surgen la cortesía, la delicadeza, la humildad, la paciencia, que son expresiones del amor

 - - J. Krishnamurti

http://www.tradicionperenne.com

3 comentarios:

Sergi Iglesias Romero dijo...

Exceŀlent, gran mestre krishnamurti!!

Siddharta dijo...

Impressionant! Si, va per aqui, és això ......

Gassho.

Anónimo dijo...


El señor J. Krishnamurti se las traía, ¿verdad?

(No-yo no es un propósito, es un experenciar... La belleza...)