miércoles, 15 de agosto de 2012

la práctica del kesa



Me envuelves y te formas a ti mismo para ajustarte a mí,
aprisionando mi corazón.
No quiero escapar.
Dentro de ti he obtenido todo lo que necesito.
¿Sabes lo bello que eres?
Tus elegantes mangas ondulan con la brisa
como las alas de los gansos salvajes.
Y cuando te suspendo libre
y el viento al llegar te llena,
Eres una nube vaporosa
que me levanta para jugar con los dragones.
Limitado por ti, soy libre.
Puedo escalar las montanas frías y permanecer en la cumbre.
La seda me enviará de vuelta. No tú.
Dices - ¡Permanece y haz de esto tu hogar!
Una cabaña tibia en las nieves sin rumbo.

Han Shan

No hay comentarios: