viernes, 24 de agosto de 2012

revolviendo sutras II


al estudiar, al leer la literatura zen,nunca debemos anteponer el estudio de los libros al estudio de nuestro cuerpo y nuestra mente, no debemos sustituir el estudio de nuestra propia experiencia vital por el de la experiencia de Patriarcas y Maestros. eso sería como el contable por el cual pasa todo el tesoro de su amo, pero que apenas se queda con unas migajas.

Para el estudio de nuestra vida, de nuestro cuerpo/mente en el tiempo, de nuestro karma pasado presente y futuro, para la certificación, la verificación de nuestro aquí y ahora, es indispensable poder comparar nuestra práctica con la práctica de nuestros hermanos en el Dharma.

Nuestros hermanos en el Dharma pueden estar vivos o muertos, podemos visitarlos a todos, observar sus hechos y sus palabras, visitar a los vivos, compañeros de dojo, monjes nuevos y antíguos, maestros con su cuerpo y mente,  y a los muertos, visitando las palabras y actos que nos han sido transmitidos en incontables escritos, normalmente no los entiendo pero creo que no es necesario entenderlos, solo comparar las prácticas.

Debido a que las enseñanzas que se describen en cuentos, anécdotas o koanes fueron casos dirigidos a una persona en particular, en un momento particular, en una cultura particular, no deberíamos tomarlos al pié de la letra.

Uno se iluminó cuando su maestro cortó un gato por la mitad y no por eso nos vamos a convertir en asesinos de gatos, uno se iluminó al quemar una estatua de Budha y no por eso nos vamos a convertir en pirómanos.

2 comentarios:

Siddharta dijo...

TOTALMENT d'acord. L'estudi de la nostre ment i del nostre cos és el nucli. Tot el demés és una ajuda per això.

Gassho.

dijo...

En realidad nadie se iluminó tras cortar un gato o quemar una estatua (según esas anécdotas) pero estoy totalmente de acuerdo con lo que dices.

Eso sí, leyendo tantos blogs de personas que practican zazen uno se queda con la impresión de que el conocimiento del budismo es muy, muy superficial en la mayoría de los casos.

Y no hablo de un conocimiento erudito sobre si tal sutra dice X o Y, o si fué escrito en tal siglo o cosas parecidas.

Hablo de ni conocer el significado de Anicca (impermanencia), Anatta (no-Yo) o Dukka (sufrimiento), u otras realidades fundamentales del universo.

Cuidado, no pasarnos e irnos del conocimiento erudito a la ignorancia. No olvidemos que según Buddha es el origen de todo sufrimiento y del Samsara. Si algo enseñó Buddha fué que debíamos levantar los velos de la ignorancia respecto a lo que somos.

Un abrazo y gracias por escribir