viernes, 15 de febrero de 2013

plomizo..




Y los monjes sonrieron
cuando terminaron su matutina balacera
en el Dojo.

Vladimir Moreno

2 comentarios:

Xaro La dijo...

La más amplia sonrisa...

Gracias Toni

Anónimo dijo...

¡Uy! ¡Balas!