miércoles, 24 de julio de 2013

disciplina y libertad



He conocido a un hombre, tiene principio de alzheimer, y lo sabe, este hombre se ha hecho a si mismo, desde la emigración, desde el trabajo a muy temprana edad, desde la lecturas en la penumbra de una habitación para aprender, para progresar en su vida, compaginando varios trabajos, para subir a su família, un heroe como tantos.

El sabe muy bién por lo que ha luchado, por su libertad.
Sabe que cuando progrese su enfermedad la perderá, dejará de vivir por si mismo, en su casa y lo ingresarán en una residencia para ancianos.

Tiene etiquetas en todos los cajones de su casa, en las estanterias de la cocina, en el comedor, en el aseo, lo tiene todo escrito y en su sitio.

El otro dia llegué a su casa y estaba escribiendo con mucha dificultad, haciendo grandes esfuerzos de concentración los nombres de sus hijos, para no olvidar, para no olvidar, para no olvidar.

Otro dia estaba repasando el callejero de Barcelona, recordando, recordando, recordando direcciones que habían significado algo importante en su vida. Lugares donde habia vivido, trabajado, donde habia conocido a tal o cual persona....

Está perdiendolo todo, pero lo sabe en cada célula de su cuerpo:

SIN CONCENTRACIÓN, SIN DISCIPLINA, NO HAY LIBERTAD



Tenzo Kyokun

“Limpiad los objetos, los cucharones y todos los utensilios. Manipuladlos todos con el mismo cuidado, con la misma atención. Colocadlos, ordenadlos en su lugar natural. Concentrad vuestro espíritu sobre vuestro trabajo, y no tiréis, no disperséis las cosas, alrededor vuestro. Hecho esto, es el momento de preparar la comida.

Maestro Doguen.






2 comentarios:

Alexis dijo...

Qué buen post !

dijo...

Precioso post pero hay otras interpretaciones posibles.

No existe yo alguno, entonces todo lo que hizo este hombre, fue hecho de forma impersonal por el universo, su esfuerzo, sacrificio, logros, no son atribuibles a nadie en concreto, especialmente no son atribuibles a él.

Toda una vida de logros realizados con esfuerzo es una mera ilusión. Una errónea interpretación de lo que pasa. :(

La muerte pone fin a esa ilusión de golpe, apenas sin tiempo a darnos cuenta.

El Alzheimer en cambio disuelve el Yo demasiado poco a poco, de forma demasiado dolorosa si no has realizado la vacuidad de tu Yo.

Demasiado duro para alguien que tanto creyó en su personalidad individual.

Como un Dharma obligatorio, sin opciones, contra el que sigue luchando. Como obligado a llegar a una realización final, te guste o no.

La disciplina es un esfuerzo de la voluntad, la voluntad es una ilusión del Yo inexistente, la concentración meramente ocurre, la libertad nunca ha existido ni existirá, libre albedrío es un concepto vacío de significado e inexistente.

Un abrazo.