domingo, 4 de agosto de 2013

Carme Batllevell



Ayer murió Carme, nuestra Carme.
No se si tuvisteis la fortuna de conocerla, era nuestra hermana en el Dharma.

Mucho sufrimiento, mucho servicio, mucha generosidad y mucha alegria eso es lo que nos ofreció.
Sin dudas y sin miedo.


Aceptar
que, a pesar de todo,
seguiremos inspirando
y sorprendiéndonos
del cobijo eventual de una sonrisa.

Miriam Palma Ceballos de su libro de poemas " Ruidos silencios ruidos"


2 comentarios:

zenofthings dijo...

Mi más sentido pésame. Hoy no tengo más palabras

Siddharta dijo...

Gassho.