lunes, 12 de agosto de 2013

desafinado (en el 11º aniversario de mi ordenación)



Aunque los profesores me hacían sentar en los primeros pupitres de la clase, enseguida descubrí instintivamente que la realidad que a mi me gustaba pasaba en el fondo del aula, donde se cuece la vida.
 Es allí donde estaban mis mejores amigos, ellos no estaban allí por que no pudieran sacar la mismas notas que yo o incluso más, estaban allí porque les costaba seguir la disciplina que imperaba en el colégio sin que algo se les rompiera por dentro. Pero desde luego no se jodian entre ellos, no hablaban mal de sus colegas a la espalda, compartian entre risas todo lo que tenían y no competían  (bueno eso no es del todo verdad), ya que teníamos el mejor cazador de lagartijas, el que meaba más lejos, el que fumaba detras de la tapia del colegio, el que tiraba la peonza con más acierto, eran mis héroes, haciamos incursiones en lo "prohibido"............ eran "lo mejor de cada casa".
Digo esto porque esa forma de mirar, la he conservado durante toda mi vida.
Tengo un instinto especial para moverme como pez en el agua por los "bajos fondos" del Dojo y encontrar verdaderas joyas entre los nuevos, entre los rebeldes, los enfadados, los que lo pasan mal, los que  tienen resistencias a la disciplina..............los desafinados............
Y eso es porque yo soy nuevo, rebelde, a veces enfadado, a veces lo paso mal y me resisto a la disciplina....yo también soy un desafinado.

Seguramente no soy un buén discipulo de Budha, ni un buén Bodhisatva, ni un buén Monje....., soy un romántico, tengo la cabeza llena de ilusiones, estoy enamorado, enamorado de zazén.

Por eso aunque desafine, aunque lo haga mal, aunque mi ritmo no sea el adecuado ni adecuado el tono de mi voz .

Si nadie canta, cantaré yo.......

Toni Gyô Kô Hernández.







6 comentarios:

Roberto Poveda dijo...

La disciplina es solo un (posible) medio hábil, pero el camino del Buda es un camino de total libertad, más allá de cualquier atadura, de cualquier convención.

Bella entrada.

Alfonso dijo...

Aunque creamos ir hacia el Sur, no dejamos de avanzar hacia el Norte. Cuando desafinamos, lo único que podemos hacer como discípulos del Buda es convertir el desafino en un arte. Querido amigo podríamos formar una banda entre tu y yo.

Carolina Fernández dijo...

Si formáis una banda ¿podría formar parte? También soy una desafinada.

Olalla Lopéz dijo...

Gracias Tony por tu frescura. Qué de acertadas tus palabras...Saludos

Anónimo dijo...

Ostras! será esto una señal! en un dia desafinado y en un momento desafinado como hoy caigo como por azar en este blog desafinado...leo rápido y por encima...todo parece estar desafinado.....seré yo el desafinado? montemos esa banda de desafinados!....como contactarnos una vez que parece que nos hemos ciber-reconocido?...mmm no sé les dejo aquí mi e-mail por si sirve de algo vortex@edgarferrer.com
Creo que puede ser una bonita y desafinada forma de comenzar...ahí os dejo mi mensaje en la botella
Saludos

Edgar

Siddharta dijo...

I deixem a mi, també, cantar amb tu. Perquè també jo soc dels que desafinen. I també estic enamorat.

Gràcies al teu compromis jo puc practicar ara en aquest dojo. Com podria no estar-te agrait?

Una abraçada molt gran, Toni.