jueves, 22 de agosto de 2013

pasatiempos (buscar las 7 diferencias)


















La filosofía, esa cosa espesa que le gustaba a los "raros" de la clase!
pero estoy descubriendo, gracias a Tanawa que no era una pura producción de ideas, sino una práctica de vida, una búsqueda honesta de las cosas tal como son (Dharma), ¿Por qué entonces despreciar el esfuerzo de esos hombres sinceros? , hombres que dedicaron su vida y su muerte a la búsqueda...

Aquí nos encontramos con la misma problemática que en el estudio del zen.
¿cómo transformar la letra muerta en carne, huesos y médula?

Quiero dar las gracias a Tanawa por traernos aquí estos maestros.

Toni Gyô Kô Hernández.

*********************************************


Con Sócrates y los sofistas se inicia en la Grecía clásica ese giro hacía lo humano y el consiguiente abandono por las cuestiones sobre el origen de la naturaleza, en la que se centraron, los Primeros Filósofos occidentales.
Con su famosa sentencia"Conócete a tí mismo" con la que Sócrates inicia su filosofar nos acerca ya a una clara respuesta de lo que el hombre es para él: reflexión.
Pero la reflexión es inseparable del lenguaje en su forma dialógica: equivale a diálogo contigo y con los otros. Sin diálogo no nos conocemos, por tanto.Y sabedor de lo pretencioso y vanidoso del hombre . ¡Cómo¡ ¿qué yo no sé quíen soy? propone un camino para la indagación: la "Mayeutica": preguntas llenas de ironía destinadas a despertarnos de nuestro estado de ignorancia.
Adimanto díme: ¿eres un hombre justo?. ¿Cómo sabe Adimanto, cómo lo sabemos los demás si lo es o no, si se da por sabida y no se indaga en profundidad la respuesta?.
Por eso Sócrates reflexiona en el ágora con sus discípulos sobre el sentido de los valores morales: qué es lo justo, qué la bondad, qué la felicidad...., en definitiva, sobre los valores que intrínsecamente nos constituye.


(Opino que para despertar a este país hace falta que practiquemos el indagar en comunidad, que recordemos que hacían los que nos precedieron, para salir de este estado de adormilamiento en el que andamos naufragando desde hace tiempo.No confíemos en un sistema educativo que pretende recortar las horas dedicadas a la filosofía- interesa tan poco a los poderes fácticos generar la actitud de crítica, interesa tanto aborregarnos para manejarnos a sus anchas- que la tarea debe generarse desde nosotros y entre nosotros sin postergación alguna.

Así además podremos seguir el consejo de Dogen: Estudiar el yo, para abandonar el yo.

Tanawa

No hay comentarios: