sábado, 7 de septiembre de 2013

juan de mairena



Aprendió tantas cosas –escribía mi maestro, a la muerte de un su amigo erudito–, que no tuvo tiempo para pensar en ninguna de ellas.
***************************

Sólo en el silencio, que es, como decía mi maestro, el aspecto sonoro de la nada, puede el poeta gozar plenamente del gran regalo que le hizo la divinidad, para que fuese cantor, descubridor de un mundo de armonías.

Juan de Mairena.(Antonio Machado)
  

1 comentario:

Siddharta dijo...

Extraordinari, extraordinari ...