miércoles, 4 de septiembre de 2013

mañana, mañana, mañana


A veces, a algunos nos cuesta armonizar vida y mente.
A veces, la mente se me lleva, me arrastra........con todos los recuerdos, con todas las emociones, 
las ideas, los ideales, las pasiones.
A veces se produce tal abismo entre la mente y la vida, que siempre es un quiero y no puedo....      
  un quiero y no sé.
Como si no pudiera dejar esta  adicción, este vicio, como si cuerpo/mente se hubieran acostumbrado a esta gran tensión.
Como si no pudiera reconocerme a mi mismo sin este sufrimiento.

Mis primero años de búsqueda fueron dentro de la tradición que tenía culturalmente más cerca, el cristianismo. Lo estudié con grandes compañeros, en una comunidad de base, las ideas, los ideales del cristiansmo fueron estudiados, amados, intelectualizados, llevados a mi parte emocional, pero nadie me dió un método para ser mejor, para hacer realidad el camino en mi vida...... siempre era el mismo diálogo interno: "mañana desde que me despierte, me concentraré en ser mejor cristiano, en no caer otra vez en las tentaciones, a trabajar con buén espíritu, hacer el bién......."
Ese dialogo se repetía cada dia y cada noche pero mi vida no se movía ni un milímetro, 
y la separación entre espíritu y vida era cada vez más tremenda.
Al final dejé este camino, seguí la senda anarquista, la via de la música pero todo lo que hacía en mi vida acababa siempre en el mismo escollo "mañana......  mañana......  mañana" y abandoné la búsqueda.

"La boca es rauda
La palabra veloz
El Intelecto afilado
pero la mano no inicia el gesto
la acción se muere en la duda
y el viejo muere de viejo sin realizar lo que habia comprendido cuando era un niño."


Muchos años más tarde encontre a Deshimaru, al Zen y me dió el método.

Esto es lo que comprendí:
Sientate, calla, no esperes nada, deja de llorar, deja de negociar con el Universo, deja de querer manejarlo, deja de tocarle los cojones, y todo se coloca en su lugar.....incluso tú.

Cada vez que canto el cuarto voto recuerdo ese viejo vicio de ser yo, sé que Zazén me pone en el aquí y ahora (no lo observeis como una cosa estática), me coloca en mi lugar en el Universo, sin dudas, sin miedos.
Caer siete veces y levantarse ocho.........


Butsu-do mu-jo sei-gan jo
Por perfecta que sea la Vía del Buda, hago el voto de realizarla.

Sho Gu
Toni Gyô Kô Hernández.







 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Como agua fresca...

Gracias.