domingo, 3 de noviembre de 2013

déjala bailar....

El Zen solo se puede practicar desde la libertad, somos discípulos no esclavos, somos discípulos no clientes, ni mercado, ni números en una cuenta corriente del Dharma.


***************************************

Este año tras el periodo de práctica del verano, en sus palabras de final de sesshin, mi maestro nos aconsejó que practicáramos, que practicáramos, también con otros maestros, que eso nos enriquecería.
Ese gesto de libertad, de generosidad, de amor sin apego, me hizo saber que efectivamente no me equivoqué al pedirle a él la ordenación.

****************************************

El mayor gesto de amor de un Maestro es desear la iluminación de sus discípulos, aunque no sea con él.