domingo, 17 de noviembre de 2013

las "vias".......


Lo que más llama mi atención es lo fácil que es a veces escribir, aconsejar, dar cátedra, y lo difícil que es poder aplicar esto a la vida diaria.
Mi trabajo me somete a pruebas constantes de cómo sobreponerme a los problemas, cómo desarrollar los valores que tengo, cómo mejorar cada día como persona y cómo aprender a ser maestro en mi arte. Me encuentro con muchos "alumnos" que necesitan un maestro, con gente que a pesar de no practicar un arte marcial, me deja enseñanzas de todo tipo...y me encuentro con esas personas que realmente me desafían de manera inconsciente a seguir en el sendero, a no dejarme llevar por la ira o la violencia, y a no aceptar esa energía destructiva que los identifica.
Lamentablemente no tengo el temple necesario a veces y muchos de los problemas o de esas acciones negativas me lastiman. Me hacen ver que sigo siendo débil, y hasta me enfermo.
Como dije tantas veces, es muy difícil lograr el equilibrio entre la mente, el espíritu y el cuerpo...uno de ellos siempre se desbalancea...está en nosotros entrenarnos para mantenernos en foco y balanceados.
Hace un tiempo que no puedo entrenar por algunos problemas de salud, y cada día lo necesito más, espero recuperarme pronto para volver al dojo.
Me esfuerzo por mantener el espíritu altivo, por no bajar los brazos, porque la vida perdería sentido y yo dejaría de respetar mis valores si lo hiciera.

Decía Musashi: "Hay ocasiones en las que me siento completamente vacío. Es como estar confinado dentro de una cáscara. Me odio a mi mismo, me digo que no sirvo para nada. Pero al recriminarme y obligarme a seguir adelante, logro romper esa cáscara a patadas, y entonces un nuevo camino se abre ante mi."

Ya teníamos el testimonio de uno de los samurai más grandes de la historia en el que reconocía lo normal que resulta el hecho de ceder ante las adversidades....pero es en esos momentos cuando se manifiesta la autodisciplina...en la práctica, cada uno elabora sus métodos para hacer frente a esos momentos.

Creo que una buena técnica es la autocrítica constructiva, no llegar al odio de si mismo, sino al odio de lo que nos frena de nosotros mismos, lo que nos desalienta de nuestras actitudes. Esa autocrítica nunca debe ser la autoflagelación (como se interpreta en muchos casos), sino la observación ecuánime de lo que sentimos, la búsqueda del error, y el trabajo incansable para eliminar esa actitud y romper esa cáscara que menciona Musashi.

Juan de Marco.

1 comentario:

Mercedes Thepinkant dijo...

Muy cierto. Trasladar la práctica a la vida cotidiana es lo mas difícil y sin rmbargo esa es precisamente la mejor via, la mas directa, la mas "disponible" ya que no necesita tener un espacio o un tiempo concreto y es en la que mas rápidamente se suceden las "lecciones". Un saludo.