sábado, 1 de marzo de 2014

accidentes domésticos........


En mi experimentación los "fundamentos de la atención" me he dado cuenta de que el fenómeno que mas me aliena, que más me aleja de mi mismo, es la PALABRA.

Por ejemplo, durante una sesshin (jornadas de meditación), estaba practicando el trabajo (samu) de la cocina, cortando verduras, y hablando con mis compañeros de samu cuando me hice un corte en el dedo.

El monje encargado de cocina, mientras me estaba curando la herida me dijo:

"Date cuenta que no ha sido el cuchillo lo que te ha cortado, en realidad te has cortado con tu propia lengua".

Sho Gu

2 comentarios:

Siddharta dijo...

És molt dificil parlar i mantenir l'atenció al mateix temps. Però sé que de vegades és possible. Quan no hi ha la més mínima separació entre jo i la meva paraula.

Una abraçada!

dijo...

Es posible mantener la atención en el cuchillo mientras se habla, pero entonces no la tendrás en el habla. O viceversa. :)

Igualmente, creo que la anécdota es metafórica, el asunto con la palabra es que te devuelve al plano de los conceptos y el ego, y te aleja de tu naturaleza primordial, tanto si la vocalizas como si te la quedas dentro de la cabecita... Supongo que querían expresar eso.

Un abrazo.