sábado, 14 de junio de 2014

tropico de capricornio


Una vez que has entregado el alma, lo demás sigue con absoluta certeza, incluso en pleno caos.
Desde el principio nunca hubo otra cosa que el caos: era un fluido que me envolvía, que aspiraba por las branquias. En el substrato, donde brillaba la luna, inmutable y opaca, todo era suave y fecundante; por encima, no había sino disputa y discordia.
En todo veía en seguida el extremo opuesto, la contradicción, y entre lo real y lo irreal la ironía, la paradoja.
Era el peor enemigo de mí mismo.
No había nada que deseara hacer que no pudiese igualmente dejar de hacer.
Incluso de niño, cuando no me faltaba nada, deseaba morir: quería rendirme porque luchar carecía de sentido para mí.
Consideraba que la continuación de una existencia que no había pedido no iba a probar, verificar, añadir ni sustraer nada.
Todos los que me rodeaban eran unos fracasados, o, si no, ridículos.Sobre todo, los que habían tenido éxito. Estos me aburrían hasta hacerme llorar.
Era compasivo para con las faltas, pero no por compasión.
Era una cualidad puramente negativa, una debilidad que brotaba ante el simple espectáculo de la miseria humana.
Nunca ayudé a nadie con la esperanza de que sirviera de algo; ayudaba porque no podía dejar de hacerlo.
Me parecía inútil cambiar el estado de cosas; estaba convencido de que nada cambiaría, sin un cambio del corazón, ¿y quién podía cambiar el corazón de los hombres?
De vez en cuando un amigo se convertía; era algo que me hacía vomitar.
Tenía tan poca necesidad de Dios como El de mí, y con frecuencia me decía que, si Dios existiera, iría a su encuentro tranquilamente y le escupiría en la cara.
Lo más irritante era que, a primera vista, la gente solía considerarme bueno, amable, generoso, leal, etc., porque estaba exento de envidia. La envidia es la única cosa de la que nunca he sido víctima. Nunca he envidiado a nadie ni nada. Al contrario, lo único que he sentido ha sido compasión hacia todo el mundo y por todo.
Desde el principio mismo debí de haberme ejercitado en no desear nada demasiado ardientemente. Desde el principio mismo, fui independiente, pero de forma falsa. No necesitaba a nadie porque quería ser libre, libre para hacer y dar sólo lo que dictaran mis caprichos.
En cuanto esperaban algo de mí o me lo pedían, me plantaba.
Esa fue la forma que adoptó mi independencia.

En otras palabra, estaba corrompido, corrompido desde el principio.
Como si mi madre me hubiera amamantado con veneno..................

Henry Miller

No hay comentarios: