jueves, 19 de junio de 2014

vuelvo al sur


llega el momento del ango, del campo de verano en el templo de seikyuji en Morón de la frontera (Sevilla), mi Sur.

Junto a mi Maestro, junto a mis hermanos en el Dharma, mi familia.

En este vivir poético que estoy acometiendo, no me sonroja reconocer mi pasión por Zen, por Zazen, por la Vía, por la Vida, no me sonroja proclamar a los cuatro vientos mi amor por esta práctica de liberación.

Aquí y ahora proclamo mi apasionada ecuanimidad. no puedo explicar como puede ser ecuánime la pasión, acaso por eso lo vivo poeticamente, por que solo la poesia puede explicar lo inexplicable.

En el regazo del calor
abandona sus limites
un monje.

Sho Gu

No hay comentarios: