domingo, 8 de marzo de 2015

los rebledes del zen



Me gustan los rebeldes del Zen.....esos con cuarenta años de pràctica y ningún galón en sus mangas.
creo que son imprescindibles en una shanga, creo que son adorables tocacojones, incomprendidos, herederos de una tradición misticolibertaria,  a veces despreciados por personas a los que se le ha subido el Kesa a la cabeza y que confunden la disciplina con el enquilosamiento.

Entre ellos cuento con mi mejor amigo, con mi maestro diablo, el que me observa en la lejania, el que no se mete en mis cosas, el solo me da un consejo “atención”, “atención, atención.

De él me han llegado estos versos de un libro extraño, cabrón, incisivo, sin piedad, inspirador...
Un kyosaku en mitad de nuestras extrañas maquinaciones mentales.

Gracias Manu por tus palabras el dia en que me ordenaron.
Me dijiste:
Puede que no crea en tus cosas......pero creo en ti.

Ya sabes......somos como dos cuervos en el alero del templo.

Del Libro No Way firmado con el seudónimo Ram Tzu.



Vuestra Nueva Era
No es ni nueva
Ni durarà una era

Montais sobre un péndulo
Con cuerda
Para durar una eternidad

Vuestra desesperación
Se ha covertido hoy en esperanza
Mañana volverá
Hacia atras

Los muros de la opresión
Que derrumbais aquí
Serán reconstridos allí

El sumiso heredará la tierra
Entonces los listos
Se la volverán a quitar

La cámara de torturas
Se vaciará y se volverá a llenar

Una enfermedad
Será vencida
Y una nueva
Aparecerá para reemplazarla
Eso os choca
Como una visión sombría
Pero Ram Tzu sabe esto:
Es vuestra esperanza de un futuro mejor

Lo que os mantiene hoy encadenados.

3 comentarios:

Mercedes Thepinkant dijo...

Muy bueno!

Anónimo dijo...



Esto es. No es fácil de aceptar.

Gracias.

Marzo Bentoso dijo...

POEMA DE BORGES A LOS AMIGOS.

No puedo darte soluciones para todos los problemas de la vida
ni tengo respuestas para tus dudas o temores,
pero puedo escucharte y compartirlo contigo.
No puedo cambiar tu pasado ni tu futuro.
Pero cuando me necesites estaré junto a ti.
No puedo evitar que tropieces.
Solamente puedo ofrecerte mi mano para que te sujetes y no caigas.
Tus alegrías, tus triunfos y tus éxitos no son míos.
Pero disfruto sinceramente cuando te veo feliz.
No juzgo las decisiones que tomas en la vida.
Me limito a apoyarte, a estimularte y a ayudarte si me lo pides.
No puedo trazarte limites dentro de los cuales debes actuar,pero sí te ofrezco el espacio necesario para crecer.
No puedo evitar tus sufrimientos cuando alguna pena te parta el corazón, pero puedo llorar contigo y recoger los pedazos para armarlo de nuevo.
No puedo decirte quién eres ni quién deberías ser.
Solamente puedo quererte como eres y ser tu amigo.
En estos días pensé en mis amigos y amigas, entre ellos, apareciste tu.
No estabas arriba, ni abajo ni en medio.
No encabezabas ni concluías la lista.
No eras el numero uno ni el numero final.
Y tampoco tengo la pretensión de ser el primero,el segundo o el tercero de tu lista.
Basta que me quieras como amigo.
Gracias por serlo.