viernes, 25 de septiembre de 2015

Gudô Uchiyama





Durante la guerra ruso-japonesa de principios de siglo, un asunto que implicaba a religiosos también tuvo una gran resonancia en Japón. Veintiséis personas pertenecientes a un movimiento de inspiración marxista y anarquista fueron arrestadas por alta traición y conjura contra el Emperador.

Entre ellas, el editor de la traducción japonesa del Manifiesto del Partido Comunista y cuatro monjes budistas entregados a la causa del pueblo.

Uno de esos monjes, Gudô Uchiyama, de la escuela Zen.

Sus lecturas de los autores sociales le habían llevado a la conclusión de que las doctrinas budistas y marxistas compartían el mismo ideal social. Por esto, le pareció que era su deber de monje, militar por el desarme, el pacifismo y la nacionalización de las tierras.

Cuando en 1907, el partido socialista japonés fue prohibido, Uchiyama siguió imprimiendo sus libros en la clandestinidad donde hacía un llamamiento a las reformas sociales y económicas. Arrestado en 1909, fue condenado a siete años de cárcel por actividades subversivas.

Cuando estaba en la prisión, fueron arrestados otros militantes. Sus libretas y octavillas eran releídas, como su Manual para los soldados imperiales, donde pedía a los militares que desertaran.

Finalmente acusado de alta traición, Uchiyama, monje budista y marxista, fue fusilado junto a otros conspiradores.

En julio de 1909, antes de la condena de Gudo, funcionarios de la escuela Sōtō Zen decidieron privar Gudo de su inmunidad . Después de que fue condenado, se le privó de su condición de monje en junio de 1910. Gudo continuó considerandose a sí mismo un monje hasta que murió.

En 1993, el Sōtō Zen restauró el estado de Gudo como monje citando que "cuando se ven los estándares actuales de respeto de los derechos humanos, los escritos de Uchiyama Gudo contienen elementos que deben considerarse como una visión de futuro".

1 comentario:

dijo...

Gracias por la entrada.