viernes, 30 de octubre de 2015

mis experimentos con los fundamentos de la atención





Así he oído. 
En una ocasión vivía el Buda entre los kurus, en Kammasadamma, una ciudad de mercado de los kurus. Allí, el Bienaventurado se dirigió así a los monjes: "Monjes", y ellos le contestaron: "Venerable Señor". 
Y el Bienaventurado habló como sigue: 

Monjes, el único camino para la purificación de los seres, para la superación de la pena y las lamentaciones, para la destrucción del dolor y la aflicción, para alcanzar el recto sendero, para la realización del Nibbana, es éste: Los Cuatro Fundamentos de la Atención. ¿Cuáles son esos cuatro?

He aquí (en esta enseñanza) un monje que vive practicando la contemplación del cuerpo en el cuerpo, fervoroso, comprendiendo claramente y atento, superando la codicia y la aflicción inherentes al mundo; vive practicando la contemplación de las sensaciones en las sensaciones, fervoroso, comprendiendo claramente y atento, superando la codicia y la aflicción inherentes al mundo; vive contemplando la consciencia en la consciencia, fervoroso, comprendiendo claramente y atento, superando la codicia y la aflicción inherentes al mundo; vive practicando los objetos mentales en los objetos mentales, fervoroso, comprendiendo claramente y atento, superando la codicia y la aflicción inherentes al mundo.

Shakyamuni.

************************************** 
Por mis experiencias, conscientes e inconsciente, acumulada durante mis 54 años de existencia, por mi formación consciente e inconsciete, recibida en casa, en la escuela, en la sociedad. 
He acabado siendo un manojo de respuestas condicionadas a los estímulos interiores y exteriores.
Mi mente, mi entendimiento, mi intuición siempre me han llevado a tener el deseo de ser mejor persona, de no sucumbir a  mis apegos, pero han pasado los días y los años y cada mañana se sevanta conmigo ese mecanismo automático de ser sin consciencia.
Es así como sé que debo profundizar en la práctica de la Atención, ya que solo si estoy atento a mi vida puedo liberarme de los condicionamientos y ser libre de vivir la senda, con los Budas y los Patriarcas de una puta vez.

Toni
****************************************

2 comentarios:

Anónimo dijo...

:))

(Precisamente hoy estaba en esto) Gracias.
Bella foto.

ANTONIO ORIHUELA dijo...

Qué hermosa esta lluvia que no llueve,
qué fascinante este atardecer que no atardece,
qué acogedor este calor que no quema,
qué fino este humo que no humea,

qué entrañable este recuerdo que no recordaba,

qué larga esta caricia que no acaricia,
qué grato este deseo que no desea,
qué amoroso este amor que no me ama,


un día acabaré aniquilado por lo que no existe.



Antonio Orihuela. Salirse de la fila. Ed. Amargord, 2015