viernes, 4 de diciembre de 2015

nishijima

1 comentario:

Roberto Poveda Anadón dijo...

El viejo Gudo, que nos dejó el año pasado, hizo un esfuerzo sincero con el objetivo de plantar las semillas de un zen desprendido de las formas fosilizadas de la institución Soto, pero a la vez fiel a Dogen. En cualquier caso nos ha dejado una de las mejores traducciones del Shobogenzo de Dogen a lenguas occidentales.

Si alguien quiere leer una entrevista, que traduje ya hace tiempo, realizada por Eric Rommeluere a Ryokan Tokuda y al propio Nishijima sobre aspectos relacionados con la meditación zen, puede verla AQUÍ

A mí, que lo seguí durante un tiempo, a través de sus escritos y a través también de discípulos directos suyos, como es el caso de Eric R. que realiza esta entrevista, me alegra encontrar que todavía genera ecos.

Un saludo afectuoso, Comando