sábado, 26 de junio de 2010

Budismo y vegetarianismo. Parte 1 : La India

Budismo Theravāda y el Canon Pali
Theravāda es una de las 19 escuelas Nikaya que formaron el budismo original. Éstas fueron desarrolladas en la India durante los siglos subsecuentes a la muerte del Buda. El nombre Theravāda denota el significado de "enseñanza de los antiguos o ancianos". Es la escuela más antigua del budismo, es relativamente conservadora y la más cercana al budismo temprano, por lo cual se podría considerar dentro de la ortodoxia. Basan su tradición en el llamado Canon Pali, compendio donde se transcribieron los discursos que el Buda dio a lo largo de su vida luego de la iluminación.

En los inicios del budismo en la India, hace 2.500 años, monjes y monjas dependían de las limosnas como medio de subsistencia. Estaba prohibido cultivar su propio alimento, almacenar sus propias provisiones o cocinar su propia comida. En cambio, cada mañana harían de su comida del día todo lo que se les diera libremente de parte de los devotos laicos. Tanto si se trataba de alimentos de sabor delicioso o desagradable debían ser aceptados con gratitud e ingeridos. El Buddha estableció varias reglas que prohibían a los monjes pedir la comida que les gustaba. Por consiguiente, recibirían solamente el tipo de comida que la gente ordinaria comía -y a menudo era carne.

A pesar de esto, el Buddha disuadía fuertemente a la gente de comer carne, pues lo consideraba como un "antojo ignorante". Para él aceptar carne era apoyar el sacrificio, que está en contra del principio de no violencia. Los budistas theravadas creen que la causa de la agresión de los humanos entre sí es el resultado de la forma en que tratamos a los animales. Así, si no tenemos respeto por la vida animal, menos respeto tendremos por la vida humana. Si adoptamos una dieta vegetariana que no implica matar es más sencillo permanecer pacíficos, felices y bondadosos hacia otras personas.

Pero el budismo theravada no plantea el vegetarianismo como "obligatorio" o “prescriptivo” (no existe ninguna regla absoluta en el budismo). Lo que existe son un conjunto de prácticas y preceptos que no son comunes a todos los seres: todo depende del estado mental que cada uno tenga. Partiendo de esta base, el Buddha dejó diversas enseñanzas para muchas personas distintas: en algunas oportunidades habló de no comer nunca carne, en otras habló de no comer algunos tipos de carnes, y en otras se refirió a comer solamente carne que tenga ciertos atributos (por ejemplo: provenir de un animal que haya muerto en forma natural).

“En cierta época el Bendito vivía en Raajagaha, en el huerto del mango de Jivaka, el hijo adoptivo del príncipe. Entonces, Jivaka se acercó al Bendito, le veneró, se sentó a un lado y dijo:

“He oído esto, venerable señor, que se hacen matanzas de los seres vivos para Gotama y que Gotama, a sabiendas, consume la carne de los animales que fueron matados para él. Venerable señor, aquellos que dicen, que se hacen matanzas de los seres vivos para Gotama y que Gotama, a sabiendas, consume la carne de los animales que fueron matados para él, ¿hablan de acuerdo al Dhamma, de manera tal que no haya nada reprochable o censurable en sus aseveraciones?”

“Jivaka, aquellos que dicen que se hacen matanzas de los seres vivos para Gotama y que Gotama, a sabiendas, consume la carne de los animales que fueron matados para él, no dicen lo que yo podría haber dicho y me tergiversan, diciendo lo que no es verdadero y atentan en contra de los hechos”.

“Jivaka, yo digo que en tres casos la carne no debería ser consumida: cuando esto fue visto, cuando se escuchó o cuando exista sospecha [de que los animales fueron matados para uno mismo]. Yo digo, que en estos tres casos la carne no debería ser consumida.”
Jivaka Sutta

En este sutra el Buddha explica la regulación que impuso a la Sangha concerniente al consumo de la carne. La práctica de comer carne en sí no es condenada, sino sólo en cuanto el monje contribuya de alguna manera al hecho de matar o causar dolor. El Vinaya, entonces, es bastante claro sobre este asunto. Monjes y monjas pueden comer carne. Incluso el Buddha comía carne.

Budismo Mahāyāna

Los estudiosos creen que el Mahāyāna, como un movimiento separado, comenzó alrededor del siglo I de la Era Común en el sur de la India.. Las escrituras Mahāyāna fueron fijadas por escrito en el siglo I de la Era Común. Algunos de ellas, tales como los sutras de La Perfección de la Sabiduría, se presentan como sermones reales de Buda que habrían estado ocultos. Según algunas fuentes, estos sermones fueron pasados por tradición oral como otros sutras, pero otras fuentes afirman que fueron ocultados y después revelados varios siglos más adelante por una vía mitológica.

En los sutras mahayana se presenta a Buddha sin reservas a denunciar el consumo de carne, principalmente considerando que tal acto se liga a provocar sufrimiento entre los seres sentientes y viola el cultivo fundamental de los bodhisattvas: La Compasión. Por otra parte, según el Buddha en el Angulimaliya Sutra, puesto que todos los seres comparten el mismo “Dhatu” (principio o esencia espiritual) y se relacionan íntimamente los unos con los otros, matar y comer a otras criaturas sentientes es equivalente a una forma de matarse a sí mismo y de canibalismo. Los sutras mahāyānas que advierten sobre el consumo de carne incluyen el Nirvana Sutra, Shurangama Sutra, Brahmajala Sutra, Angulimaliya Sutra, Mahamegha Sutra, y el Lankavatara Sutra.

“No es cierto que la carne sea alimento apropiado y permisible cuando el animal no fue muerto por uno mismo, cuando uno no dio orden de que otros lo matasen, cuando no estaba especialmente dirigido para uno mismo. De nuevo, en el futuro puede haber gente que... estando bajo la influencia del gusto por la carne, de varias maneras montarán argumentos sofísticos para defender el hecho de comer carne.”

“Pero... de cualquier forma, de cualquier manera y en cualquier lugar, comer carne está prohibido incondicionalmente y de una vez por todas... No he permitido a nadie comer carne, no lo permito, no lo permitiré. “

(Lankavatara Sutra)


El Sûrangama Sûtra es uno de los textos mahāyāna principales usados en la escuela Chan del budismo chino. Los temas principales del sutra son la inutilidad del Dharma cuando no está acompañado por la práctica meditativa, y la importancia de los preceptos morales como el fundamento para la “Vía”. También se enfatiza el tema de cómo combatir efectivamente las influencias nocivas sobre la mente de uno.

“La razón para practicar Dhyana [concentración de la mente) y búsqueda por alcanzar el Samadhi (el equilibrio; la tranquilidad; el aumento y expansión de la conciencia)] es el escapar del sufrimiento de la vida, pero al buscar este escape de nuestro propio sufrimiento, ¿por qué debemos causar dolor a otros? A menos que uno pueda controlar su mente hasta el punto en que incluso la idea de la brutalidad y el asesinato sean aborrecibles, nunca podrás escapar del cautiverio de la vida mundana... ¿Cómo puede un bhikkhu, que espera convertirse en liberador de otros, vivir de la carne de otros seres sintientes”.

(Sûrangama Sûtra)


En la práctica del Samadhi es muy necesario el control de la mente, lo cual es Sila (precepto moral). Cumplir los preceptos consiste en deshacerse del impulso de matar a los seres vivientes y del deseo de comer carne, del impulso sexual inapropiado, del impulso de robar…. Cuando estos impulsos se mantienen triunfalmente bajo restricción, se puede practicar realmente la meditación desde la cual crece el Prajna, y es el Prajna el que conduce hacia la Budeidad.

En el Nirvana Sutra, un sutra mahāyāna que pretende dar las enseñanzas finales del Buddha, él insiste que sus seguidores no deben comer ninguna clase de carne o de pescado, y que incluso el alimento vegetariano que ha sido tocado por la carne debe ser rechazado.

“La ingesta de carne extingue la semilla de la Gran Compasión.”
Nirvana Sutra

miércoles, 16 de junio de 2010

Ilusiones
















Tienes ocho años. Es domingo por la tarde.
Te dejaron quedarte levantado una hora más que de costumbre.
La familia juega un juego de estrategia.
Te dejaron jugar con ellos porque ya eres bastante grande.

Pierdes. Estás perdiendo continuamente.
Tu estómago se tensa con temor.
Has perdido casi todas tus posesiones.
La asignación con la que comenzaste también se está agotando.
Tu hermano está comprando todas tus provincias a bajo precio.
La última se está vendiendo en este Instante
Te sientes incapaz de pensar en algo.

Debes entregarte. Perdiste. Se acabó para ti.
Y de pronto te das cuenta de que es sólo un juego.
De un salto te levantas de la silla con alegría
y golpeas la lámpara que cae al suelo y arrastra la tetera.
Los otros se enojan contigo, pero tu ríes subiendo la escalera hacía tu cuarto.

Sabes que no eres nada y sabes que no tienes nada.
Y sabes que el no ser y el no tener da una libertad inconmensurable.

miércoles, 2 de junio de 2010

¡Despáchalos!


Cuando este viejo perro vivía en soledad,
después de oír las palabras
del fiel Protector del Mundo,
sintió el deseo de expresarse como él.








Cuando por primera vez conocí al Maestro Supremo,
tuve la sensación de haber encontrado lo que buscaba,
como el traficante que llega a la isla de la abundancia:
Esto es lo que se entiende por ocuparse de muchos temas y de su investigación.

Cuando más adelante volví a encontrarme con mi Maestro Supremo,
tuve la sensación de que había algún peligro para mí,
como un delincuente ante el juez:
Esto es lo que se entiende por recibir una buena reprimenda.

Cuando ahora me encuentro con mi Maestro Supremo,
tengo la sensación de reunirme con un igual,
como las palomas que duermen en el templo:
Esto es lo que se entiende por guardar las distancias.


*****************

Cuando por primera vez recibí instrucciones,
tuve la sensación de quererlas poner inmediatamente en práctica,
como una persona hambrienta ante un plato de comida:
Esto es lo que se entiende por convertir algo en experiencia.

Cuando más adelante volví a recibir instrucciones,
tuve una sensación de gran incertidumbre,
como si las palabras procediesen de lo lejano:
Esto es lo que se entiende por no haberse liberado de los prejuicios.

Cuando ahora recibo instrucciones,
tengo sensación de asco,
como si le obligaran a alguien a comer su propio vómito:
Esto es lo que se entiende por no sentir deseo de preguntar.

*****************

Cuando por primera vez me refugié en la soledad,
experimenté una sensación de paz en mi mente,
como el viajero que regresa a su propia casa:
Esto es lo que se entiende por disfrutar de la estancia.

Cuando más adelante volví a refugiarme en la soledad,
tuve la sensación de no poder soportarla,
como una joven hermosa viviendo sola:
Esto es lo que se entiende por ir y venir con frecuencia.

Cuando ahora me refugio en la soledad,
tengo la sensación de que es un lugar agradable donde estar,
­como un viejo perro o punto de morir bajo un cobijo:
Esto es lo que se entiende por preparar el cadáver para deshacerse de él.


*****************

Cuando pensé por primera vez en una visión,
tuve la sensación de que aumentaba mi gozo cuando ésta más se encumbraba,
como un pájaro silvestre en busca de su nido:
Esto es lo que se entiende por dar buenos consejos.

Cuando pensé más adelante en la visión,
tuve la sensación de estar perdido,
como cuando alguien llega a un cruce de caminos:
Esto es lo que se entiende por guardar silencio.

Cuando pienso ahora en la visión,
tengo la sensación de que me da vueltas la cabeza,
como un anciano contando cuentos a los niños:
Esto es lo que se entiende por no creer en ello.

*****************

Cuando entré por primera vez en meditación,
tuve una sensación de deleite en la alegría y la felicidad que me aportaba,
como el encuentro de un hombre y una mujer de temperamento semejante:
Esto es lo que se entiende por saborear la propia esencia de la meditación.

Cuando más adelante entré la meditación,
tuve la sensación de estar agobiado y cansado,
como una persona débil con un peso insoportable:
Esto es lo que se entiende por meditación fugaz.

Cuando entro ahora en meditación,
tengo la sensación de que no dura un instante,
como el equilibrio de una aguja sobre una piedra:
Esto es lo que se entiende por no sentir deseo de meditar.

*****************

Cuando pensé por primera vez en la conducta,
tuve la sensación de estar constreñido por limitaciones,
como un potro salvaje con montura y freno:
Esto es lo que se entiende por presumir.

Cuando más adelante pensé en la conducta,
tuve la sensación de ser libre de actuar a mi antojo,
como un viejo perro que se hubiera soltado de su correa:
Esto es lo que se entiende por desaparición de las limitaciones.

Cuando pienso ahora en la conducta,
tengo la sensación de que no tiene importancia
como una ratera desvergonzada:
Esto es lo que se entiende por la inexistencia de la felicidad y la tristeza.

*****************
Cuando vislumbré por primera vez la meta,
tuve la sensación de que su logro era algo maravilloso,
como un bribón evaluando su mercancía:
Esto es lo que se entiende por tener grandes expectativas y deseos.

Cuando más adelante me encaminé a la meta,
tuve la sensación de que era algo muy lejano,
como un océano que se extiende hasta un lugar remoto:
Esto es lo que se entiende por escasa dedicación.

Cuando me acerco ahora a la meta,
tengo la sensación de no disponer de oportunidades,
como un ladrón cuando ha terminado la noche:
Esto es lo que se entiende por haberse librado de todas las expectativas.

*****************

Cuando por primera vez hablé en público,
tuve la sensación de ser listo e importante,
como las jóvenes hermosas que se exhiben en el paseo:
Esto es lo que se entiende por el deseo de hablar en público.

Cuando más adelante di otra conferencia,
tuve la sensación de estar muy familiarizado con todos los temas,
como un anciano que repite una y otra vez los mismos relatos:
Esto es lo que se entiende por ser locuaz.

Cuando ahora hablo en público,
tengo la sensación de sobrepasar mis límites,
como un espíritu maligno acosado por hechizos:
Esto es lo que se entiende por sentirse avergonzado.

*****************

Cuando por primera vez participé en debates,
tuve la sensación de forjarme una reputación,
como alguien que demanda ante los, tribunales a algún ofensivo adversario:
Esto es lo que se entiende por descargar la justa indignación.

Cuando más adelante participé en debates,
tuve la sensación de buscar un significado determinado,
como un juez recto en pos de un testigo honrado:
Esto es lo que se entiende por concentrarse en su propia capacidad.

Cuando ahora participo en algún debate,
tengo la sensación de que no importa lo que se diga,
como un mentiroso que deambula por el campo:
Esto es lo que se entiende por todo en su justo lugar.

*****************
Cuando por primera vez escribí tratados,
tuve la sensación de que las palabras surgían inmediatamente,
como el trovador componiendo estrofas:
Esto es lo que se entiende por naturalidad.

Cuando más adelante escribí tratados,
tuve la sensación de forzar las palabras,
como un experto elaborando poemas:
Esto es lo que se entiende por expresar las cosas con belleza.

Cuando ahora escribo algún tratado,
tengo sensación de futilidad,
como un inexperto dibujando un mapa:
Esto es lo que se entiende por desperdiciar tinta y papel.

*****************

Cuando por primera vez me reuní con amigos íntimos,
tuve la sensación de rivalidad,
como un grupo de jóvenes en una competición:
Esto es lo que se entiende por amar y odiar.

Cuando más adelante me reuní con amigos íntimos,
tuve la sensación de estar de acuerdo con todos,
como rateras en una feria:
Esto es lo que se entiende por tener muchos amigos.

Cuando me reúno ahora con amigos íntimos,
tengo la sensación de no pertenecer al rebaño humano
como un leproso entre la muchedumbre:
Esto es lo que se entiende por estar solo.

*****************

Cuando por primera vez vi riqueza,
tuve la sensación momentánea de alegría,
como un niño recogiendo flores:
Esto es lo que se entiende por disfrutar tesoros y riquezas.

Cuando más adelante vi riqueza,
tuve la sensación de que nunca era suficiente,
como el agua que se vierte en una vasija rota:
Esto es lo que se entiende por hacer esfuerzos por obtener provecho.

Cuando veo ahora riqueza,
tengo la sensación de un peso enorme,
como un viejo mendigo con demasiados hijos:
Esto es lo que se entiende por disfrutar de no tener nada.

*****************

Cuando contraté por primera vez ayudantes y criados,
tuve la sensación de que tenia que darles mucho trabajo,
como un empresario que paga por adelantado:
Esto es lo que se entiende por tener buenas intenciones.

Cuando más adelante contraté ayudantes y criados,
tuve la sensación de perder mi independencia,
como los aprendices de monje que sirven a sus superiores:
Esto es lo que se entiende por romper todos los vínculos.

Cuando contrato ahora ayudantes y criados,
tengo la sensación de haber perdido lo que me quedaba,
como un perro ladronzuelo introducido en casa:
Esto es lo que ese entiende por actuar únicamente a solas.

*****************

Cuando por primera vez tuve discípulos,
tuve la sensación de ser importarte,
como un sirviente que ocupa el sillón del señor:
Esto es lo que se entiende por un trabajo bien realizado.

Cuando más adelante tuve discípulos,
tuve la sensación de que mi mente y mis pensamientos tenían algún sentido,
como un invitado al que se hace homenaje:
Esto es lo que se entiende por hacer lo provechoso.

Cuando acude ahora a mí algún discípulo,
tengo la sensación de tener que exorcizarle,
como diablos que surgiesen de la maleza:
Esto es lo que se entiende por ahuyentarlos a pedradas.