Creedme si os digo que era un instrumento desafinado.
Me sorprendo de lo que estoy descubriendo:
quien habita dentro de mí.
Zazen me lo está haciendo saber.
"Sencillamente sentarse" extrae los aromas profundos de tu ser.
Soy un sencillo instrumento por donde la vida se asoma.
Mi voz se conjuga con el otro que escucha, que comparte.
Corazón abierto dispuesto a la plegaria.
Vida qué hermosa eres.
Tanawa

jueves, 17 de abril de 2014

entrada 568 (adeus batucada)




últimamente estoy pensando en si vale la pena continuar con el Comando.

puede ser que teniendo una piedra en el zapato me esté dedicando a saber el tamaño de la piedra, su composición, su edad geológica, su procedencia, en fin que estoy haciendo un tratado de geología en vez de quitarme el zapato y desprenderme de la piedra.

también comprendo que cada vez más, pudiera ser que Comando se convierta en un consuelo virtual que me aleja de la realidad de la vida.

también observo que cada vez hay más Maestros y menos discípulos, y que tengo que hacer el esfuerzo de volver a ser un simple mendigo del Dharma.

mi Budismo se está convirtiendo en un Budismo literario en vez de ser el Camino de liberación del sufrimiento.

Así que he decidido disminuir el número de entradas en el Comando y dedicarme al viaje que siento que ahora me corresponde.




Toni Gyo Ko Hernández.




lunes, 14 de abril de 2014

la semilla



A veces, la Vida te hace un regalo. Un breve instante de intuición percute tu conciencia. Una repentina imagen, que es mucho más que una imagen. Una comprensión profunda, más allá de toda lógica y razonamiento. No hay pensamiento alguno en esa percusión. Te sacude como a un tambor y, paradójicamente, es a la vez delicada y frágil. Si no has entrenado tu atención, tu sensibilidad hacia lo sutil, es fácil que la primera distracción la destierre, quizás por un largo periodo de tiempo. Quizás demasiado largo.

Ese regalo es como una semilla. Si llevas tiempo arando la tierra de tu conciencia, regándola, oxigenándola, ese delicado germen reposará en ella, se sentirá en casa. Deberás seguir con el trabajo, mantenerla húmeda, protegerla de los insectos, descorrer las cortinas para que la bañe el sol. Respiración a respiración, irá enraizando en ti. Se irá haciendo fuerte, hermosa, aunque a veces la cubran las nubes y no la puedas ver con facilidad.

Y entonces, cuando sus raíces sean lo bastante profundas, permanecerá en tí. En días de sol, te regocijarás a su sombra, apoyado en su tronco, comiendo de sus frutos. En el crudo invierno sentirás el palpitar de sus raíces, recordándote que ahí, a la vuelta de la esquina, está la primavera.

No le pongas nombre, o pónselo si quieres para ayudar a otros a estar atentos al regalo. Y si en algún momento te puede la vanidad y presumes de ella, date cuenta, y ríete con cariño de ese compañero que siempre va a tu lado, temeroso de que te lo dejes olvidado en cualquier lugar si no muestra sus virtudes. No dejes de ayudar por miedo a ser vanidoso, seguiría siendo vanidad, disfrazada de prudencia. Si estás viendo la jugada, no hace falta más. No dejes de ayudar.

Y no dejes nunca de arar, de regar, de rastrillar, de abonar. Aunque llegue la noche oscura y no veas resultados a la labor. Porque ese partido se juega bajo tierra, y la fe esperanzada es la espuela que te mantendrá afanoso, hasta que las raíces sean tan fuertes que tu fe sea, como dice Hugo Mújica, una fe sin esperanza. Porque no la necesita más.


Imagen: Semilla.jpg  Fuente: http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com.es
 
Colaboración de Pablo Garmendia

sábado, 12 de abril de 2014

la idiotez de perseguir al Budha....



.....de tal manera, que el bandido Angulimala, aunque caminara tan rápido como le fuera posible, no podría alcanzar al Bienaventurado, el cual caminaba con su paso habitual.

Entonces, el bandido Angulimala pensó lo siguiente: “¡Esto es grandioso, es maravilloso! 

Antes, 
yo podía alcanzar hasta al más veloz elefante y capturarlo, 
podía alcanzar hasta al más veloz caballo y capturarlo, 
podía alcanzar hasta al más veloz carro y capturarlo, 
podía alcanzar hasta al más veloz ciervo y capturarlo, 
pero ahora, por más que esté caminando tan rápido como me sea posible, no puedo alcanzar a ese asceta, que  camina con su paso habitual.” 

Entonces, se paró y llamó al Bienaventurado: 
“¡Deténte, asceta!
  ¡Deténte, asceta!”
“ya estoy parado, Angulimala, 
deténte también tú”.

sábado, 5 de abril de 2014

mis experimentos con el Satipaṭṭhāna Sutta


"He aquí (en esta enseñanza) un monje que vive practicando la contemplación del cuerpo en el cuerpo, fervoroso, comprendiendo claramente y atento, superando la codicia y la aflicción inherentes al mundo............"

Budha. 

********************************************* 


Puedo, aunque solo sea una vez, hacer una respiración en plena conciencia?

Puedo, aunque sea solo una vez, ser solo respiración?

Esta va a ser mi práctica de estos dias, siguiendo paso a paso el Satipattana, paso a paso e incorporando lo conseguido con este entrenamiento


respirar...

al nacer, lo primero que hacemos es inspirar,...... al morir espiramos.

este ciclo es el ciclo de la vida....... inspirar y espirar.............

entre el nacimiento y la muerte........inspirar y espirar,

entre inspirar y espirar, un ciclo dentro de otro, dentro de otro repitiendose una y otra vez.......

lento o rápido, profundo o superficial, cada inspiracion/espiración es nacimiento y muerte........

cada respiración incluye toda una vida, y como tal debe ser contemplado.

es único, irrepetible, raro..........., este es un asunto serio.

no es un acto que dependa de nuestra voluntad, es por eso que es una acción del cosmos.....

no somos nosotros los que respiramos, es la vida que respira y es respirada por la vida.........

no cuento las respiraciones, para mi cada respiración es toda la respiración, es la vida al completo.
 
Sho Gu. 



martes, 1 de abril de 2014

Niguma



(Niguma, monja tibetana, fundadora del linaje Shangpa de la orden Kagyu.)

MAHAMUDRA
No hagas absolutamente nada con la mente
Reside auténticamente, en un estado natural.
Nuestra mente, sin perturbaciones, es realidad.
La clave está en meditar sin flaquear;
Experimenta la gran realidad mas allá de los extremos.
En un Océano lúcido,
Las burbujas nacen y mueren una y otra vez.
De la misma forma, los pensamientos no son diferentes de la gran realidad.
No encuentres faltas; permanece tranquilo.
Cualquiera cosa que nazca, cualquiera cosa que ocurra,
No te apegues, déjala libre en el lugar.
Las apariencias, los sonidos, y los objetos son nuestra mente;
No existe; nada excepto nuestra mente.
La mente esta más allá de los extremos, del nacer y del morir.
La naturaleza de la mente es estar despierta,

Utiliza los cinco sentidos, pero no se aparta de la realidad.
En el estado de equilibrio cósmico
No hay nada que practicar o abandonar
No hay meditación o periodos de práctica.