jueves, 24 de diciembre de 2009

Un momento de lucidez

Un momento de lucidez en el recuerdo (mierda, apenas uno se despista y se convierte en literatura).

Lunes 24 de Agosto de 2009 20h.

Meditando en el Dojo con el cuerpo empapado en sudor comprendo que no hay nada que salvar por que todo en su origen está salvado, que no hay nada que obtener porque todo en su origen es completo, que esa cosa que se mueve a la cual la llamo "yo", es sin substancia.
Todo está claro, es obvio, nunca ha estado oculto.........
No existen el error ni el acierto, solo un acto libre, consciente, que emerge de lo más profundo, hacia lo más profundo.

No hay dualidad.
Ni defensa ni ataque, uno es como una caña sonando a través del viento.

Si creo que debo expresar el universo, estoy en el reino de la ilusión.
Si no pongo obstáculos para que el universo se exprese libremente en mi, eso es iluminación.

1 comentario:

Anónimo dijo...

ok