martes, 24 de junio de 2014

irreflexión


aquí y ahora,
en el Dojo,
en la intimidad,
a salvo de miradas indiscretas,
puedo ser sincero conmigo mismo
llevar hasta el final cada respiración
llevar hasta el final cada gesto
llevar hasta el final mi existencia.

La práctica que realizo, cada vez me exige más, no se conforma con que vaya al Dojo, con que medite, con que estudie los principios budistas, esa práctica exige que le entregue toda mi vida.
esa práctica se ha ido extendiendo como una mancha de aceite e irá extendiéndose hasta cubrirlo todo, ese es mi voto de monje.

Cuando digo práctica me refiero sobre todo a trabajár para el bién de todos los seres sensibles, con zazen, mushotoku, trabajo, gassho, sanpai, genmai (a poder ser la que transmitió Deshimaru), estudio, impermanencia, siguiendo el ejemplo de mis Maestros, Patriarcas y Budhas, eso es lo primero y lo único, para mi eso es toda la tradición.

Todo lo que se refiere al mantenimiento de una escuela/iglesia budista, de una tradición Japonesa, lo respeto (sobre todo para no distraerme con falsos debates), pero podría prescindir de ellos.

Toni Gyo Ko Hernández.



domingo, 22 de junio de 2014

la historia de Daini (a mi manera)


en tiempos de Shakyamuni, (ayer, hoy, ahora.........) vivia una mujer de la casta de los intocables.
mujer e intocable era lo más bajo de la sociedad, era reconocida socialmente como mujer e intocable, y lo peor era que ella misma se reconocía como mujer intocable (al fin y al cabo somos lo que creemos que somos).

Su trabajo era recoger la mierda de las letrinas en un jarron de barro y transportarla fuera del pueblo.
Durante varios dias había visto a Shakyamuni en el camino, pero, ¿como podia acercarse una mujer intocable con su jarrón de mierda a un principe?, y aunque su corazón era llamado al Budha, era absolutamente impensable su encuentro, así que cuando lo veía se escondia entre los arbustos (¿para protegerse?).
no puedo, no puedo, ¿cuantas veces lo hemos pensado?, ¿cuantas veces lo hemos escuchado?

un buén dia, Budha que había visto y comprendido la actitud de Daini en el camino, se le plantó delante.

Daini ya no puede escapar, ni esconderse, Daini abandona su ego, abandona la imagen en la que se reconoce, el mundo se le ha puesto patas arriba, a Daini se le cae su jarrón de mierda en mitad del camino, Daini muere como mujer intocable y renace como discípulo de Budha.

jueves, 19 de junio de 2014

vuelvo al sur


llega el momento del ango, del campo de verano en el templo de seikyuji en Morón de la frontera (Sevilla), mi Sur.

Junto a mi Maestro, junto a mis hermanos en el Dharma, mi familia.

En este vivir poético que estoy acometiendo, no me sonroja reconocer mi pasión por Zen, por Zazen, por la Vía, por la Vida, no me sonroja proclamar a los cuatro vientos mi amor por esta práctica de liberación.

Aquí y ahora proclamo mi apasionada ecuanimidad. no puedo explicar como puede ser ecuánime la pasión, acaso por eso lo vivo poeticamente, por que solo la poesia puede explicar lo inexplicable.

En el regazo del calor
abandona sus limites
un monje.

Sho Gu

sábado, 14 de junio de 2014

tropico de capricornio


Una vez que has entregado el alma, lo demás sigue con absoluta certeza, incluso en pleno caos.
Desde el principio nunca hubo otra cosa que el caos: era un fluido que me envolvía, que aspiraba por las branquias. En el substrato, donde brillaba la luna, inmutable y opaca, todo era suave y fecundante; por encima, no había sino disputa y discordia.
En todo veía en seguida el extremo opuesto, la contradicción, y entre lo real y lo irreal la ironía, la paradoja.
Era el peor enemigo de mí mismo.
No había nada que deseara hacer que no pudiese igualmente dejar de hacer.
Incluso de niño, cuando no me faltaba nada, deseaba morir: quería rendirme porque luchar carecía de sentido para mí.
Consideraba que la continuación de una existencia que no había pedido no iba a probar, verificar, añadir ni sustraer nada.
Todos los que me rodeaban eran unos fracasados, o, si no, ridículos.Sobre todo, los que habían tenido éxito. Estos me aburrían hasta hacerme llorar.
Era compasivo para con las faltas, pero no por compasión.
Era una cualidad puramente negativa, una debilidad que brotaba ante el simple espectáculo de la miseria humana.
Nunca ayudé a nadie con la esperanza de que sirviera de algo; ayudaba porque no podía dejar de hacerlo.
Me parecía inútil cambiar el estado de cosas; estaba convencido de que nada cambiaría, sin un cambio del corazón, ¿y quién podía cambiar el corazón de los hombres?
De vez en cuando un amigo se convertía; era algo que me hacía vomitar.
Tenía tan poca necesidad de Dios como El de mí, y con frecuencia me decía que, si Dios existiera, iría a su encuentro tranquilamente y le escupiría en la cara.
Lo más irritante era que, a primera vista, la gente solía considerarme bueno, amable, generoso, leal, etc., porque estaba exento de envidia. La envidia es la única cosa de la que nunca he sido víctima. Nunca he envidiado a nadie ni nada. Al contrario, lo único que he sentido ha sido compasión hacia todo el mundo y por todo.
Desde el principio mismo debí de haberme ejercitado en no desear nada demasiado ardientemente. Desde el principio mismo, fui independiente, pero de forma falsa. No necesitaba a nadie porque quería ser libre, libre para hacer y dar sólo lo que dictaran mis caprichos.
En cuanto esperaban algo de mí o me lo pedían, me plantaba.
Esa fue la forma que adoptó mi independencia.

En otras palabra, estaba corrompido, corrompido desde el principio.
Como si mi madre me hubiera amamantado con veneno..................

Henry Miller

martes, 10 de junio de 2014

rompiendo las cadenas


Sentado, en silencio, media hora (supongo)..........el dolor se me hace insoportable.........que hago?
en principio creo entender que hay que aguantar la postura hasta el final de zazen....pero....
¿por que?...¿de donde viene este dolor?.....

Soy una persona obediente, ¿por qué?.... acaso tengo miedo  de lo puedan decirme estos tios pelados y vestidos de negro, acaso soy tan orgulloso que no admito reprimendas ni de mi mismo, acaso he tenido que construirme una imagen de persona que por muy duras que fueran las circunstancias las tiraba adelante, acaso quiero demostrar que no decepcionaré a quién ha confiado sus enseñanzas en mí, acaso no soy compasivo conmigo mismo, acaso "llorar no es de hombres" que es lo que me decían de niño cuando mi extrema sensibilidad me llevaba al llanto, acaso no quiero demostrar mi debilidad.......acaso.....acaso....

mis resistencia a romper la postura de donde viene?

joder.........rompe tus cadenas.........rompe la postura.

********************************************

Sentado, en silencio, media hora (supongo)..........el dolor se me hace insoportable.........que hago?
en principio creo entender que hay que aguantar la postura hasta el final de zazen....pero....
¿por que?...¿de donde viene este dolor?.....

No admito lo que me digan, ¿por qué?......acaso me la suda lo que puedan decirme estos tios pelados y vestidos de negro, acaso soy tan orgulloso que si me dicen algo los voy a mandar a la mierda, acaso me gusta fallar algunas veces para no tener que exigirme en otras, acaso estoy aferrado al error por que quiero que me mimen y me protejan....acaso.....acaso....

mi resistencia a aguantar la postura de donde viene?

joder...........rompe tus cadenas........aguanta hasta el final.


Sho Gu